Arrugas y flacidez facial

Hoy en nuestro blog “Todo por tu Piel” hablamos de  arrugas y flacidez facial, una de las manifestaciones de la piel más temidas por tod@s, cuando empieza a pasar el tiempo.

La flacidez y las arrugas son síntomas que aparecen con la edad ya que nuestra piel va perdiendo elasticidad y colágeno a medida que cumplimos años. Si a esto sumamos los efectos de agresiones externas como la prolongada exposición al sol, la mala alimentación, la falta de cuidados, el consumo de tabaco, alcohol o incluso el estrés, los resultados son aún peores.

Cuando el tejido conectivo, que es la estructura encargada de mantener la unión entre la musculatura y la piel, se debilita progresivamente, nuestra piel comienza a perder su versatilidad de adaptación a nuestra musculatura ocasionando el descolgamiento paulatino de algunas partes de nuestro rostro. Este proceso suele comenzar en pómulos y cuello, dando origen a la denominada doble papada.

El paso del tiempo  también es el principal responsable de que la piel deje de producir colágeno, elastina y ácido hialurónico, por lo que la piel se vuelve más fina, flácida, y menos flexible provocando la aparición de arrugas. Comienzan en los párpados superiores con la aparición de leves líneas de expresión en nuestra cara, posteriormente surgen profundas arrugas y surcos en la piel.

Pero…¿es posible retrasar este proceso?

Si es posible, en “Todo por tu piel”, queremos compartir con vosotr@s unos consejos para intentar frenar los más posible el avance del envejecimiento en vuestra piel:

  • Cuida tu piel  piel con mayor intensidad a partir de los 30 años ya que esta práctica hará posible que notemos sus efectos años después. Te recomendamos mantener tu piel adecuadamente hidratada y exfoliada.
  • Bebe al menos dos litros de agua al día y manten una dieta sana.
  • Evita los malos hábitos como una exposición excesiva al sol o el tabaco.
  • Realiza masajes y ejercicios faciales para oxigenar los tejidos
  • Y por ultimo, utiliza tratamientos cosméticos, de amplio aval científico, con acción renovadora, regeneradora, tensora y antioxidante, que favorezcan la reducción y prevención de los efectos del envejecimiento. Como ya sabéis nuestra línea de Neostrata®, Skin Active, aporta estas actividades necesarias, por lo que está especialmente indicada para, redensificar la piel,  reducir arrugas y mejorar la textura del rostro.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para mantener una piel joven y saludable durante más tiempo a lo largo de vuestra vida.

(Imagen ofrecida por IFC Spain)

Comparte en tus Redes Sociales