Cosmética de noche para levantarse con buena cara, por Silvia Capafons

A los 20 una podía pasar una mala noche (o una muy buena), y levantarse incluso con una cara radiante sin más esfuerzo que limpiar la piel, aplicar agua fría y algún contorno reductor de bolsas y ojeras. Una década después, ya no. La razón es simple: la noche es el momento favorito de la piel para regenerarse, y si la privamos del sueño necesario (entre 8 y 9 horas, según cada uno), le estamos quitando la posibilidad de reponerse bien. Según vamos cumpliendo años, cada vez tiene que trabajar más, porque la máquina empieza a ir más despacio. Un estudio de la Academia Americana de las Ciencias confirma que descansar un máximo de 6 horas durante una semana altera nada menos que hasta 700 genes. Claro que no siempre es posible cumplir objetivos: trabajo, niños, casa, cenas…por eso es básico escoger la mejor cosmética de noche para levantarse con buena cara, y por supuesto, complementarla con la de día más eficaz. Os cuento lo que le ocurre a la piel por la noche, después de todo el día luchando contra factores ambientales, y cómo utilizar los activos top para tener buena cara.

¿Qué le ocurre a la piel durante el día?

A menos que vivas en una burbuja, seguramente tu piel reciba una buena dosis de contaminación, de radiación solar y de estrés: yo voy bien surtida de los tres. Todo eso genera radicales libres, y las células cutáneas se defienden como pueden, sobre todo intentando evitar la oxidación.

medioambiente

¿Qué activos necesita la piel de día?

Básicamente antioxidantes, y los reyes son la Vitamina C y la Vitamina E, perfectos para combatir esos enemigos medio ambientales que se empeñan en apagar la piel y añadir manchas, arrugas, sensibilidad y sequedad. Hay que aplicar estos activos con la piel bien limpia (una máxima útil como “pre” a cualquier cosmético), y después de extenderlos, seguir con una protección solar alta, que también haga de escudo contra la radiación UV.

¿Qué hace la piel mientras duermes?

Cuando se hace de noche, de forma natural se activa la función reparadora, y la piel está más receptiva que nunca. Es más, hay unas horas en las que la regeneración funciona al máximo y “exprime” los principios activos: son las Golden Hours, entre las 23.00 y las 2.00 am. ¿Qué ocurre cuando dormimos poco? Que baja la síntesis de proteínas, y eso disminuye la regeneración celular.

 ¿Cuáles son los mejores cosméticos de noche?

Hasta hace poco las cremas faciales de noche se limitaban a nutrir. Es más, nos referíamos a ellas como “las nutritivas”, ¿verdad?. Pero a la piel le hace falta mucho más que eso, porque como hemos dicho tiene que reponerse del ataque medioambiental, y además, cada una es un mundo en cuanto a necesidades; vamos, que no todas piden un extra de lípidos. Y por eso llegó hace escasos años el boom de las Sleeping Cream, esos productos no necesariamente en crema (a menudo en gel, hidratante pero ligero; o en mascarilla), y de los sueros de acción nocturna: quedaba claro que cuidarse de noche no era una cuestión de texturas pesadas, sino de ingredientes adecuados.

Si nos centramos en la función de una crema de noche, os diré que es la de complementar esa regeneración que le darían esas fantásticas y a veces inalcanzables 8 horas de sueño. Y el cutis necesita un buen complejo antiedad con proaminoácidos, principios hidratantes como el Ácido Hialurónico, factores de crecimiento, antioxidantes y retinol, el rey antiedad capaz de renovar la piel, difuminar arrugas, controlar las manchas e inducir la síntesis de colágeno y  elastina.

De noche me cuesta arañar más de 7 horas en horizontal y no perdono una buena crema capaz de reparar la dermis a nivel celular, estimular la síntesis de colágeno para combatir la pérdida de firmeza, redensificar e hidratar a fondo. He empezado a utilizar Neostrata Dermal Replenishment y tiene todo lo que hace falta: aminoácidos hidratantes, moléculas que reducen las arrugas y engrosan la piel, y antioxidantes anti-radicales libres.

cuello

Ah! Y no nos olvidemos del cuello y el escote, porque están tan expuestos casi como la cara (más yo, que salgo a correr y no precisamente de cuello vuelto) y si no los cuidamos bien se convierten en auténticos chivatos de la edad que nos marca el carné de identidad. Pero como su piel es aún más fina, necesitan productos específicos que estimulen el colágeno, así como antioxidantes que combatan los contaminantes y difuminen las manchitas que salen sobre todo por culpa del sol. Mi top es la Crema Reafirmante Cuello y Escote también de Neostrata. Incluye mi querida Vitamina E, pro-aminoácidos y moléculas que activan la elasticidad. La aplico desde el sujetador hasta el cuello, en movimientos ascendentes y hacia los laterales.

¿Y tú, qué rutina de noche sigues?

Comparte en tus Redes Sociales