La Dra. Montse Pérez, nos habla de la enfermedad de Hansen (Lepra)

Esta semana en “Los Rincones de la Dermatología”nos visita la Dra. Montse Pérez, para hablarnos de la enfermedad de Hansen (lepra) y de JAL. Una asociación fundada en 1965 en Barcelona para ayudar en la inserción social de los enfermos de lepra. Desde hace más de 15 años cooperan internacionalmente con proyectos de ayuda a los leprosos en el sur de la India.

La Dra. Montse Pérez, es dermatóloga en la Clinica Moragas de Barcelona y especialista en Dermatología Tropical, lleva más de veinte años dedicada a la enfermedad de Hansen (lepra)

La lepra es una enfermedad crónica causada por un bacilo de multiplicación lenta: Mycobacterium leprae.

El periodo de incubación de la enfermedad es de unos cinco años. Los síntomas pueden tardar hasta 20 años en aparecer.

La enfermedad afecta principalmente a la piel, dando manchas de distinto color anestésicas o hipoestésicas, los nervios periféricos, con neuritis a veces muy importantes y engrosamiento de los mismos, la mucosa de las vías respiratorias superiores y los ojos pudiendo causar incluso ceguera.

Aunque  es muy poco contagiosa, la lepra se transmite por gotítas nasales y orales cuando hay un contacto estrecho y frecuente con enfermos no tratados.

El diagnóstico temprano y el tratamiento multimedicamentoso siguen siendo los elementos fundamentales para lograr la eliminación de la enfermedad como problema de salud pública.

Si no se trata, la lepra puede causar lesiones progresivas y permanentes en la piel, los nervios, las extremidades y los ojos.

La lepra es curable. Lo mas importante para ello es: su diagnóstico precoz e instaurar el tratamiento lo antes posible( clofacimina, rifampicina, sulfona).

El control de la lepra ha mejorado mucho gracias a las campañas nacionales y locales llevadas a cabo en la mayor parte de los países donde la enfermedad es endémica.

La estrategia para la lucha contra esta enfermedad, hace hincapié en la necesidad de mantener los conocimientos especializados y aumentar el número de personal capacitado para atenderla, mejorar la participación de los afectados en los servicios de atención a la lepra y reducir las deformidades visibles (también llamadas discapacidades de grado 2), así como la estigmatización relacionada con la enfermedad que les impide aun hoy en día, su integración familiar, social y laboral.

Es muy importante el rastreo y revisión de los contactos y familiares.

Siguen diagnosticándose 250.000 casos nuevos anuales de la enfermedad!!!

Todavía quedan focos de gran endemicidad en algunas zonas de muchos países, y el continente africano sigue siendo el gran desconocido en cuanto a cifras de enfermos se refiere.

JAL, fundada en 1965 inició su actividad cuando en España no eran raros los casos de lepra y su tratamiento consistía en el aislamiento de los enfermos, haciéndose cargo de sus hijos. Hace 15 años inició su actividad en el sur de la India, con diferentes proyectos de sanidad, educación y ayuda a los enfermos de lepra en una zona del estado de Tamil Nadu (Pondicherry). Trabajamos con contrapartes locales y en pequeños hospitales o centros sanitarios que nos permiten el seguimiento y revisión de los enfermos así como la s curas que precisan en la mayoría de los casos.

El compromiso de JAL con la lepra, continua siendo muy importante sobre todo para intentar desmitificar la enfermedad y por ello trabajamos en diferentes leproserías de la región donde viven en comunidades mas de 1100 personas, haciendo prevención, asistencia médica y favoreciendo la integración social y defendiendo sus derechos humanos.

Desde entonces tenemos una escuela, Sathyalayam, con 140 alumnos, con edades entre los 3 y los 16 años, a los que se les proporciona además uniformes, comida y material escolar. Son niños hijos de enfermos de lepra o bien niños de la calle o de nuestro orfelinato, Jaly Home, orfanato que acoge a 70 pequeños muchos de ellos abandonados en la calle, hijos de enfermos de Sida o provenientes de un campamento gitano.

En el 2003 pusimos en marcha un centro de día , dentro del recinto hospitalario, para acoger niños y niñas con diferentes grados de discapacidad (autismo, síndrome de Dawn, parálisis cerebral, etc.) y donde acuden cada día 64 niños y niñas de 1 a 18 años de edad. Contamos con una plantilla de educadores especializados, terapeutas, logopedas . En India muchos de estos niños, debido a la vergüenza familiar que suponen, son recluidos por sus familiares, sufriendo abusos y malos tratos y en alguna ocasión , eliminados. Por ello son básicos los servicios de detección precoz, identificando los casos para realizar un trabajo de concienciación con los padres y familiares.

Desde JAL trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas mas desfavorecidas, para su integración social y en defensa de los derechos humanos.

 NADIE TIENE DERECHO A SER FELIZ, SÓLO

(Imagen ofrecida por IFC Spain)

Comparte en tus Redes Sociales