Fotoprotección y Maquillaje Cushion por Silvia Capafons

A estas alturas tod@s sabemos que tenemos que proteger la piel de los rayos solares los 365 días del año. Pero a veces, utilizar el suero, la crema, el protector solar y el maquillaje es un engorro. Por eso fui un poco más feliz cuando se lanzaron las primeras bases de color con SPF. ¿El problema? Muchas solo incorporan un factor 15: insuficiente, porque salimos a la calle, nos paramos bajo el sol a charlar, a hablar por teléfono o a sentarnos en una terraza, y conducimos sin ser conscientes de que la radiación atraviesa el cristal, como ha publicado la Academia Americana de Dermatología. Después llegaron las bases compactas con protección alta de 50, y vi la luz… son las que he usado hasta ahora, combinándolas con cremas con color, bb creams…según el momento y el estado de mi piel.

… y llegó el “cushion”

Hace un par de años llegó de Corea un nuevo tipo de maquillaje, y la mayoría de periodistas de belleza fuimos las primeras en rendirnos a sus encantos: el formato cushion o cojín. Se trata de una esponja porosa que contiene el producto, y un aplicador en forma de almohadilla para aplicarlo; al presionar el aplicador sobre la esponja, se absorbe la cantidad justa de producto (este paso lo puedes repetir tantas veces como quieras hasta obtener el resultado que quieres), y por eso la cara no queda saturada de maquillaje, ni cuarteada. Por no hablar de que si se nos cae al suelo, lo recogemos y listo porque el contenido no se vuelca ni se rompe. También es muy higiénico, porque no hace falta usar las manos (reconozcámoslo, no siempre las lavamos a conciencia antes de maquillarnos) y la almohadilla tiene efectos antimicrobianos, basta con limpiarla regularmente. Así que sí, cuando llegaron las bases cushion me emocioné.

Peeeero… seguíamos teniendo que añadir después el fotoprotector solar, y la textura resultante de la mezcla no era la que yo quería. Así he ido dando tumbos (y me consta que no soy la única en el sector de la belleza, y lo mismo entre mis amigas) hasta que he probado Heliocare 360º Color Cushion Compact. Esta base de Industrial Farmacéutica Cantabria (IFC) es el primer fotoprotector dermatológico con color en formato cushion. Es decir, mantiene a raya la radiación al completo, cuida la piel (es el principal objetivo de Heliocare), y tiene el color y la textura que mejor se adapta a cada piel.

Voy a enumerar lo que me ha enamorado de esta base “top”.

 

Heliocare 360º Color Cushion Compact

Ventajas de Heliocare 360º Color Cushion Compact  

  1. Protección solar segura. Mantiene la piel a salvo de los UVA, UVB, HeVis (radiación visible, de origen natural, como la luz azul que proviene del sol, o la artificial de los móviles y ordenadores), e IR-A (infrarrojos), es decir, a diferencia de otros maquillajes, actúa como un verdadero fotoprotector de amplio espectro y es 50+. Está formulado con la tecnología Fernblock que incorpora ácido ferúlico, un potente antioxidante con mucha capacidad para absorber los rayos UV; al combinarse con Vitaminas C y E se duplica su capacidad protectora y la piel está más luminosa y homogénea. Ya lo he dicho muchas veces, soy fan incondicional de la vitamina C.
  2. Repara el ADN y regenera: A esta tecnología Fernblock le añade ácido cafeico para neutralizar con su acción antioxidante los radicales libres, reparar el ADN y ayudar al cutis a que se regenere.
  3. Su textura se funde con la piel. Nada de acabados pesados, con esa sensación de que la piel no respira y de que, es más, tenemos dos pieles, la nuestra y la creada por ese make up. La de Heliocare se funde completamente, porque por un lado, al ser cushion no permite excesos ya que se absorbe la cantidad “a la carta” que cada una necesita; es decir, tiene todos los beneficios de una fórmula fluida combinada con la comodidad de un maquillaje compacto; y por otro lado es Oil Free (y no comedogénica), ideal para todo tipo de pieles: tranquilas las mixtas y secas, porque no reseca nada y la piel queda jugosa.
  4. El tono se adapta al cutis. Hay dos: beige y bronze, y ambos quedan muy naturales. Yo elijo el bronze a la vuelta del verano, porque aunque mi tono es medio, este se funde totalmente con el mío.
  5. La piel queda “al modo asiático”: Ya he dicho que los fondos cushion vienen de Corea. Y a las coreanas les pierde lucir la tez ultraperfecta. Heliocare 360º Color Cushion Compact unifica el tono, minimiza las líneas de expresión y reduce la apariencia de los poros.
  6. Es un maquillaje “sin”: Sin alcohol, sin parabenos, sin octocrileno. Es decir, muy natural en su composición.
  7. Huele a verano. ¿A que has pensado esto de algunos protectores solares, cosméticos y fragancias, y te ha dado un cierto subidón? Pues esta base a mi me huele a frutas de verano como el albaricoque, pero de manera sutil; es de los mejores aromas que he probado.
  8. Podemos utilizarlo todo el año. Estaba cansada de tener el maquillaje de invierno y el de verano, según texturas y tonos, o en función del spf. Ya está. Como he dicho, el tono se adapta al propio, y su spf 50+ nos da el margen necesario para poder hacer vida al aire libre. ¿Que vamos a estar más tiempo del previsto outdoor? Reaplicamos y listo, es ideal para el bolso. ¡No pesa nada y tiene espejito!

 

¿Os animáis a probarlo?

Comparte en tus Redes Sociales