Porqué elijo las ampollas de Vitamina C

De pequeña dormía con un burrito. Quería ese, no otro, porque era el único con el que descansaba a pierna suelta. En realidad me pasa con todo: Si algo me convence es por algo, y raro es que deje de hacerlo así, por las buenas. Descubrí las ampollas de Vitamina C hace la tira, creo que cuando supe lo que significaba la palabra estrés.

Empezaba a trabajar en esto del periodismo y lo compaginaba con algún curso: no recuerdo que consiguiera dormir más de 6 horas cada noche, y mi piel empezó a notarlo; ni me acercaba a los 30 y estaba deshidratada, sin gracia, con ojeras, manchitas… hecha un asco. Y como siempre es una vecina la descubridora de cremas, potingues y dietas, a mi la mía (aún no me había especializado en belleza) me habló de las ampollas de Vitamina C y de cómo le habían cambiado la vida. A mi la vida no me la cambiaron, pero la piel sí, y para muchísimo mejor.

Desde entonces hago “curas “de dos meses varias veces al año, y si la noto rebelde las uso a diario sin descansos.

Ya no duermo con mi burrito de peluche, pero sigo con mis ampollas de vitamina C.

La Vitamina C debe estar bien formulada

Es cierto que existen mil y un activos que prometen una piel de escándalo, luminosa y radiante, pero yo no he encontrado otro mejor que la vitamina C, y no soy la única, porque cuenta con muy buen respaldo científico y es uno de los básicos de cualquier dermatólogo y experto en piel. Pero, aunque la adoro en todas sus versiones, es en ampollas como más me gusta, porque conserva sus propiedades como ningún otro formato.

Ojo, porque no todo producto con el reclamo “Vitamina C”, contiene la cantidad necesaria y está formulado para conservarla de forma correcta, porque es el ingrediente cosmético más inestable que hay y se oxida.

Por qué elijo la vitamina C como mi activo top

Voy a contar primero porqué elijo esta vitamina para mi piel cada mañana:

  • En primavera, porque prepara mi piel. La vitamina C combate los radicales libres generados por el sol, así que cuando se acerca el buen tiempo preparo mi rostro con una cura de este ingrediente, y trato de tomar más alimentos que la contengan: frutas rojas, cítricos, pimiento, brócoli, etc. También empiezo con un buen complemento nutricional que la contenga, junto a otros antioxidantes complementarios.
  • Antes de irme a la playa, como procedimiento de choque. En los momentos previos a las vacaciones, las ampollas de vitamina C terminan de poner mi piel a punto y me ayudan a contrarrestar los daños cutáneos del estrés de última hora: siempre hay reportajes, vídeos y post que dejar cerrados.
  • Con la rentrée, para reparar. Seguro que te suena: Es llegar del verano, alejarse del mar y notar cómo la piel se reseca y el brillo se va. Pues bien, aquí la Vitamina C no va a devolverte los días de dolce far niente, pero sí la recuperará de los estragos solares.
  • En invierno, para combatir el frío y el viento. Porque unas temperaturas bajo mínimos junto al aire invernal debilitan la barrera cutánea y dejan la cara bajo mínimos.
  • En momentos BBD, para un efecto flash. Bodas, bautizos, comuniones, Navidades, fiestas diversas…Puedo cambiar de maquillaje y de ropa, pero nunca de activo ni de formato antes de un evento: Piel bien limpia, ampolla de Vitamina C seguida del tratamiento que esté usando en ese momento y protección solar, imprescindible.

¿Todas las vitaminas C son iguales?

No lo son, y el porqué hay que buscarlo en lo inestable que resulta, como os decía. Tiene que formularse en un medio que no se altere, y al abrir el envase, utilizarlo pronto o tener un sistema de cierre apropiado, porque sino se oxida. También comentaba a mi me gusta el formato ampolla porque conserva las propiedades de la Vitamina C intactas, y no es fácil.

Productos buenos hay unos cuantos, pero yo descubrí las ampollas de Endocare años ha, y cuando probé las Oil Free con proteoglicanos me enamoré definitivamente, no me extraña que hayan ganado este año los Premios Belleza T de Telva. Al contrario de lo que puedas pensar, no son solo para piel grasa, porque la mía es mixta y son las que mejor me van en determinados momentos, aunque confieso que las combino con las específicas para pieles secas si la noto más deshidratada de lo habitual.

Los proteoglicanos son lo que rematan la fórmula, sin duda: hidratan, iluminan y combaten la oxidación; también contienen SCA®,  factores de crecimiento de la secreción del Cryptomphalus Aspersa, que es una especie de caracol que la produce cuando está en situaciones de “alarma biológica”: no es lo que la gente entiende por baba de caracol, ojo; esta secreción tiene un poder regenerador y antioxidante espectacular. Además las ampollas son cómodas de usar, porque tienen un aplicador para romperlas y un capuchón para que se conserven en condiciones varios días.

¿Cómo utilizo las ampollas de Vitamina C?

  1. Limpio bien mi cara por la mañana.
  2. Abro la ampolla con el aplicador específico, utilizo 1/3 del total aproximadamente y cierro enseguida con el capuchón.
  3. Distribuyo bien en cara, cuello y escote evitando el contorno de los ojos, sin arrastrar y a pequeños toques, con las palmas de las manos.
  4. Espero 1 minuto para que la fórmula se absorba, y después sigo con mi crema de tratamiento (que cambio según necesidades).
  5. Otro minuto después aplico la protección solar.
Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos facilitados son responsabilidad del GRUPO CANTABRIA LABS. Sus datos serán utilizados para: resolver su consulta, la gestión de su candidatura ante las posibles vacantes, y/o permitirle incluir comentarios en nuestro blog.

La empresa no tiene previsto realizar ninguna cesión salvo que fuera necesaria la comunicación a otras empresas del GRUPO CANTABRIA LABS para resolver la consulta o si su perfil se ajustara a alguna vacante existente en alguna de las empresas del GRUPO CANTABRIA LABS.

Le informamos de que puede acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos, solicitar su supresión, limitación al tratamiento, portabilidad u oposición al tratamiento de los datos con las finalidades apuntadas en cualquier momento mediante el envío de un email a lopd@cantabrialabs.es

Para más información puede acceder a nuestra Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.