¿Qué le sucede a tu piel cuando envejeces? Por la Dra. Bonina

Hoy nos visita nuestro blog la Dra. Flavia Bonina Licenciada en Medicina y Cirugía y Especialista en Medicina Estética.  La Dra. Bonina tiene una amplia experiencia en Medicina Estética, habiendo colaborado con importantes centros de Medicina Estética en Madrid. Participa en numerosos cursos Nacionales e Internacionales sobre rejuvenecimiento cutáneo, láser, toxina botulínica, obesidad, tratamiento de adiposidades localizadas, etc. Además la doctora, es creadora de Doctora Bonina. Os animamos a visitar este blog si quieres conocer todo lo referente a la cosmética y a tratamientos médico-estéticos.

Y no, nadie se salva de envejecer.

Este proceso comienza bastante pronto, en torno a los 20-25 años, apareciendo muchísimos cambios en nuestro cuerpo, que en parte son acelerados por los malos  hábitos, como lo es el tabaquismo, la mala alimentación, el exceso de sol, el estrés, entre otros. Por lo que es importante mejorar lo que está en nuestras manos, ya que ni la genética ni los factores hormonales podemos corregir tan fácil.

Fundamentalmente el envejecimiento de la piel está dado por la deshidratación y la pérdida de elasticidad de la misma.

La células epidérmicas se adelgazan, a la vez que disminuyen debido a que se renuevan cada vez menos, se hacen mas lentas al igual que lo hacen las células de todo nuestro organismo, también los niveles de colágeno y elastina (proteínas que hacen de soporte dando elasticidad a nuestra piel) y todo esto hace que la piel se vuelva mas fina y flácida, dando lugar a la aparición de arrugas.

Las glándulas sebáceas y sudoríparas, por otro lado, se atrofian volviendo a la piel más seca.

Los melanocitos  (involucrados en la pigmentación de la piel) disminuyen dando una piel más pálida, pero a la vez los que van quedando aumentan de tamaño y los lentigos solares (manchas que aparecen con la edad y por exceso de sol) se vuelven más oscuros.

Podría seguir nombrando cambios que se producen a medidas que cumplimos años, pero creo que con esto es suficiente para darnos cuenta que es un proceso que una vez que empieza es difícil de detener, pero no por eso tenemos que dejar que suceda sin más, porque hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar a nuestra piel.

Tras una buena limpieza facial, aplicar la crema adecuada es fundamental, en este caso creo que Endocare Cellage es la mejor opción ya que actúa reestructurando la piel desde el interior, estimulando el correcto funcionamiento celular, aportando mayor densidad cutánea.

Además se adapta a todas las pieles, ya que según si la piel es seca o mixta puedes elegir el formato crema o gel crema respectivamente , y puedes combinarlo con el contorno de ojos.

Y por supuesto no puedo acabar sin recomendar un buen fotoprotector, creo que es el momento de comenzar con Heliocare 360 cápsulas, que suelo recomendar desde semana Santa hasta final de verano, combinado con fotoprotección en crema, para así evitar además de un susto, manchas y más arrugas.

(Imagen ofrecida por IFC Spain)

Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de privacidad