¿Qué puedo hacer para preparar mi piel para estas vacaciones?

Por la periodista Silvia Capafons

Con el verano y la piel pasa como con todo: cuando nos queremos dar cuenta irrumpe el sol a lo loco y con todas las ganas, que son parecidas a las nuestras, pero no a las de nuestro cutis, al que le pilla sin verlas venir. ¿Cómo me puedo adelantar?

  • Antes, un buen peeling. Ojo, que no nos pille el toro: un peeling capaz de eliminar las células muertas y de regenerar la piel desde dentro es un buen regalo que yo decido hacerle a mi rostro en la antesala veraniega, pero tiene que ser antes de que llegue el sol. Como no me gusta pelarme, suelo elegir los de tipo superficial a base de antioxidantes que mejoren su textura y color, estimulen la síntesis de colágeno y me ayuden a fabricar ácido hialurónico. Según cómo esté mi piel, hago una, dos o tres sesiones.
  • Comer a todo color. La dieta, que sea rica en antioxidantes, porque junto a la fotoprotección oral en cápsulas va a contribuir a reforzar las defensas cutáneas y a que mi bronceado sea más bonito y duradero. Mucho gazpacho natural, ensaladas con tomate, zanahoria y pimientos; y desayunos con smoothie bowls, que están tan de moda y encuentro riquísimos, en los que incluyo frutos rojos o acai.
  • Reforzar mi piel desde dentro con fotoprotección oral. ¿Sabías que aunque utilicemos todos los días un buen fotoprotector y con el FPS adecuado a menudo lo hacemos mal? O no repetimos con la suficiente asiduidad, o nos dejamos zonas sin cubrir. Por eso, y porque a la piel le hace falta un refuerzo extra, es importante la nutricosmética a base de buenos antioxidantes. Por ejemplo, para prepararnos antes de que llegue el verano, o al comienzo, o si hacemos deporte al aire libre, tenemos un fototipo claro, sensibilidad o una piel con manchas y fotoenvejecida; es decir, prácticamente siempre. Y lo mejor es que no cuesta nada: basta con tomar la/s cápsula/s en el momento que indique el prospecto y listo.
  • Utilizar productos con FPS alto, de 50, que combatan todo el espectro de radiación solar: la ultravioleta A y B, la luz visible y la infrarroja. La UVB es responsable de las quemaduras y el eritema, son los daños “que vemos”. Pero el resto de efectos de la radiación solar se ven a largo plazo: los UVA producen el envejecimiento, la bajada de defensas e incluso el cáncer de piel, la radiación visible causa arrugas, manchas y hasta alergias, y la infrarroja penetra en profundidad y degrada el colágeno, así que favorece las arrugas profundas.

Cuando hablamos del fotoprotector no vale cualquier producto, tiene que cumplir unos requisitos: debe tener una combinación de filtros de calidad, un buen complejo antioxidante capaz de neutralizar los radicales libres y de reparar el daño producido en el ADN celular, y una textura que se adapte a mi piel. Eso de no utilizar un producto de protección alta porque la piel queda blanca ha pasado a la historia: hoy en día hay cremas, geles, sprays, fluidos y hasta textura mousse o airgel, y en muchos de ellos el acabado es invisible. También existe la opción “color” para la cara, un buen truco “de camuflaje” cuando no está en su mejor día. A  mi me convence la tecnología Fernblock de Heliocare, porque tiene una acción antioxidante muy potente gracias al extracto de Polypodium leucotomos, un helecho de Ámerica Central que al pasar de la vida acuática a la terrestre desarrolló unos increíbles mecanismos de defensa y reparación frente al sol.

  • No olvidarme del contorno de los ojos y de los labios. Es cuestión de escoger un producto que no escueza cerca de los ojos, que se absorba bien y que no sepa mal. Yo, como practico el running, llevo esto a rajatabla, porque el sudor provoca que el protector pueda entrar en los ojos y porque hace un efecto lupa, aumentando los riesgos. Eso sí, cuando corro prefiero las fórmulas sin color, esas las dejo para el momento “asfalto”.
  • Elegir texturas ligeras cuando la piel es grasa o con tendencia al acné, para no estimular las glándulas sebáceas. Sigo el blog de una dermatóloga de California llamada Cynthia Bailey, que explica cómo con el calor, las bacterias que causan el acné proliferan, y los granitos, una vez curados, pueden dejar marcas si no utilizamos la protección solar adecuada. ¿La tuya es seca? No dejes de hidratarla y protegerla, el verano puede ser bueno para ti. En caso de que sea sensible tienes que decantarte por fórmulas hipoalergénicas y específicas.
  • Plantarle cara a la contaminación, que cuando se acerca el verano aumenta. Sí, nos encanta que luzca el sol, pero esa falta de lluvia se traduce en contaminación. Es decir, más polución, y eso además de ser tremendo para tus pulmones lo es para tu piel, porque genera cantidad de radicales libres. Por suerte, la industria cosmética ha hecho los deberes y ya ofrece sueros o cremas que incluyen una tecnología antioxidante y reparadora, con activos como la vitamina C o el ácido ferúlico.
  • Contrarrestar el cloro, hidratando antes y después. A mi tez la piscina no le pilla en un renuncio, porque sino la siento tan tirante que no puedo ni sonreír con normalidad. Así que esa misma mañana, en mi rutina habitual, hidrato en profundidad, y al volver por la tarde, limpio para equilibrar ese pH tan alterado por el cloro y para restaurar la barrera hidrolipídica: para eso me doy a activos humectantes, como el ácido hialurónico, la urea, la glicerina, los ácidos grasos o los lípidos.

Ahora ya sí, el sol no me puede pillar desprevenida.

Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos facilitados son responsabilidad del GRUPO CANTABRIA LABS. Sus datos serán utilizados para: resolver su consulta, la gestión de su candidatura ante las posibles vacantes, y/o permitirle incluir comentarios en nuestro blog.

La empresa no tiene previsto realizar ninguna cesión salvo que fuera necesaria la comunicación a otras empresas del GRUPO CANTABRIA LABS para resolver la consulta o si su perfil se ajustara a alguna vacante existente en alguna de las empresas del GRUPO CANTABRIA LABS.

Le informamos de que puede acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos, solicitar su supresión, limitación al tratamiento, portabilidad u oposición al tratamiento de los datos con las finalidades apuntadas en cualquier momento mediante el envío de un email a lopd@cantabrialabs.es

Para más información puede acceder a nuestra Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.