“Recuperar la luminosidad de la piel: objetivo para la rentrée”

Amosto: Amor al agosto. Es el hashtag del verano, y es que es difícil no verle el lado bueno al mar, a la montaña, al aire libre, y sobre todo, al tiempo ídem. Estamos más relajados, más contentos, y hasta más guapos. Eso, hasta la rentrée: es pisar suelo urbano y desaparecer el buen tono para encontrarse con una piel sin gracia, apagada, con arrugas más marcadas y manchas a tutiplén. ¿Se puede recuperar la luminosidad? Por supuesto. El secreto está en las cuatro C: Cosmética basada en activos de calidad, constancia, comida (rica en determinados nutrientes), y costumbres (buenas). Voy a intentar explicarme.

-. Cosmética basada en activos de calidad.

, porque una sigue las normas, pero en algún momento, reconozcámoslo, se relaja: aplicar un fotoprotector alto cada dos horas o después de cada chapuzón, vivir pegada al sombrero de turno y las gafas de sol (estamos de suerte, porque las tendencias apuestan por el pack) y evitar las horas centrales del día. Incluso siendo buena, buenísima, la radiación encuentra cómo hacer de las suyas. Y por eso nuestra piel necesita recuperar la luminosidad que hemos perdido, primero con una buena exfoliación de las capas superficiales (está la opción de exfoliantes con partículas físicas, de arrastre, y los químicos, a partir de ácidos de frutas o alfahidroxiácidos).

Después, ya con la piel libre de células muertas, es el momento de regalarle fórmulas con Vitaminas C y E: ambas son antioxidantes, y la C ayuda a aclarar las manchas. Si nos centramos en esta vitamina, de la que soy fan declarada, me quedo con las ampollas que añaden proteoglicanos, a mi me van genial, y también las hay “Oil Free” para piel grasa. Y son muy útiles las cremas con ingredientes basados en factores de crecimiento, capaces de llegar a capas más profundas de la piel y darle el perfecto empujón a nivel celular, porque puede que una vuelva con fuerzas renovadas, pero el cutis está lo que se dice, “vago”: ¿Sabías que la ciencia basada en los huevos de los caracoles son ricos en factores de crecimiento que activan las células madre cutáneas?

Por ejemplo, Endocare Cellage de Industrial Farmacéutica Cantabria cuenta con un centro especializado donde estos moluscos crecen en las condiciones idóneas y luego de ellos se obtiene un activo que es procesado biotecnológicamente para aportar luz, firmeza y elasticidad; que el cutis esté más jugoso, vamos. Se llama IFC-CAF, y con este ingrediente se ha realizado un estudio liderado por la prestigiosa dermatóloga Zoe D. Draelos (una autoridad en Dermatología Cosmética) en cuarenta personas, que es un buen número para observar resultados fiables. Por supuesto, el otro activo estrella es el ácido retinoico, porque exfolia, regenera, elimina las manchas y te deja la piel como nueva. Eso sí, si se aplica de día es necesario que el producto tenga un factor de protección 50, o aplicarlo después.

-. Constancia… al aplicarla De poco sirve entusiasmarse con una rutina cosmética fabulosa, si no vamos a ser capaces de ser constantes en su aplicación. Es como comer un día “de libro”, y los tres siguientes, abandonarse a pizzas y hamburguesas. La exfoliación tiene que hacerse una o dos veces en semana, según cada producto y tipo de piel (las sensibles, menos); pero las fórmulas con antioxidantes o con factores de crecimiento tienen que aplicarse a diario. Normalmente los antioxidantes de aplican por la mañana para proteger el cutis de las agresiones diarias, pero pueden ponerse de noche; las fórmulas con factores de crecimiento, en cambio, son aptas para día y noche indistintamente.

-. Comida…saludable Tener una piel luminosa no es solo cosa de buena cosmética. : las frutas y verduras son ricas en antioxidantes C, E o A (zanahorias, tomates, pimientos, albaricoques, melocotón, sandía), y el pescado azul, el aguacate o los frutos secos, tienen buenas dosis de ácidos omega 3, que protegen la piel y generan nuevo colágeno. Una buena idea es incluir alguno de estos productos a diario.

 

"Recuperar la luminosidad de la piel: objetivo para la rentrée"
Los cuidados empiezan desde el interior, y la dieta es básica

-. Costumbres (buenas) Se buena. Duerme bien (entre 7 y 8 horas, según la Organización Mundial de la Salud), haz ejercicio para liberar estrés y ahuyentar la hormona cortisol, enemiga de una buena piel (la deshidrata y produce impurezas): corre, baila, practica yoga o Pilates; no fumes, y bebe dos litros de agua al día. Seguro que lo sabías, pero no está de más recordarlo. De todas, a mi hay una que no me puede faltar, y es el deporte. Porque además, las endorfinas que ayuda a generar, nos hace más felices. Y de eso se trata, ¿o no?

¡Feliz rentrée!

(Imagen ofrecida por IFC Spain)

Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de privacidad