La mitad de los jóvenes utiliza SPF 50 o más de manera habitual

observatorio-heliocare

Cantabria Labs presentó a la prensa y profesionales los resultados de su
informe sobre “Buenos hábitos al sol”, sus novedades en innovación en fotoprotección y
su nueva campaña de prevención para una vida al sol saludable

  • La compañía farmacéutica española, Cantabria Labs, presenta los resultados de su encuesta anual que arroja conclusiones esperanzadoras, como que el 50% de los jóvenes ya utilizan protección solar de manera habitual y negativas, como el uso de los fotoprotectores sólo en momentos específicos
  • La deportista paralímpica Sara Andrés, que pasó por un cáncer de piel y está especialmente implicada en la difusión de valores y en la prevención de esta enfermedad, se pone al frente de la campaña ‘Recetas para no cocinarte’, con la que Cantabria Labs pretende concienciar a la población sobre la necesidad de mantener unos buenos hábitos al sol

Por cuarto año consecutivo, Cantabria Labs hace público el informe Heliocare “Buenos hábitos al sol”, en el que se muestran las rutinas de los españoles en lo concerniente a la protección solar y sus costumbres al aire libre, para así concienciar de sus peligros y ofrecer recomendaciones para una vida al sol saludable.

Gracias a la información obtenida a través de estas encuestas, en las que han participado 2.689 jóvenes de entre 18 y 25 años, Cantabria Labs dispone de una herramienta única para poder desarrollar los productos más adecuados a las necesidades de los consumidores y los profesionales e idear campañas de concienciación más efectivas, que contribuyan a la prevención del cáncer de piel y otras dolencias dermatológicas producidas por el sol. La intensidad de la radiación solar en nuestro país ha aumentado un 2,3% en la última década1 y ya se contabilizan más de 78.000 casos de cáncer cutáneo al año2.

Informe de hábitos

En cuanto a las costumbres positivas a la hora de protegerse del sol, el informe 2019 concluye que ha crecido la concienciación (un 50% de los jóvenes encuestados utilizan protección solar con un factor superior a 50 o más de manera habitual, lo que significa un aumento del 10% desde 2016) y se ha registrado una ligera mejoría en los casos de quemaduras en la piel por exposición a las radiaciones, unas cifras esperanzadoras a pesar de que aún permanece un pequeño porcentaje (7%) que reconoce no usar nunca fotoprotección.

Respecto a las conclusiones negativas entre los menores de 25 años, destaca una aplicación inadecuada de los filtros ya que un 40% no vuelve a ponerse la crema tras la primera aplicación. Además, alrededor de un 75% de los encuestados desconoce la existencia de protección oral, que es de gran ayuda para los errores de aplicación de la crema solar, ya que, entre otras funciones, incrementa la resistencia al sol significativamente.

El informe también destaca que sólo un 12% de la población (un 5% en el caso de los jóvenes) utiliza fotoprotección todo el año, a pesar de que un 95% de ellos es consciente de que los malos hábitos al sol pueden derivar en cáncer de piel. Además, un 62% sigue relacionando la piel morena con la belleza y un 14% considera que el bronceado es saludable, lo que juegan en contra de las múltiples campañas que advierten de lo dañino que puede resultar el sol.

El papel del farmacéutico

Sin embargo, desde las farmacias nos llega una información muy valiosa con respecto a los hábitos de consumo y nivel de concienciación entre los usuarios que utilizan protección solar: un 70% de los 300 profesionales encuestados asegura que sus clientes están concienciados y estiman en un 3% el porcentaje de usuarios que no se preocupa en absoluto de la protección de su piel frente a las radiaciones solares.

Además, el importante papel que desempeñan a la hora de recomendar y aconsejar a sus usuarios (un 25% de sus clientes confía en ellos para que les recomienden un fotoprotector) pone de manifiesto que, a pesar de que los españoles están concienciados sobre los peligros del sol, no saben cómo protegerse.

En cuanto a los farmacéuticos, sus principales criterios a la hora de recomendar un fotoprotector son, por orden: el amplio espectro, el factor de protección, las propiedades de protección, neutralización y reparación, el olor, su resistencia al agua, su textura y su precio. El laboratorio fabricante y la marca figuran en el último lugar de esta lista de requerimientos.

Una nueva forma de entender la protección solar: ‘Recetas para no cocinarte’

Puesto que a día de hoy no podemos frenar el daño de la radiación solar al 100% en nuestra piel solo con filtros solares, Cantabria Labs recomienda que el fotoprotector que utilicemos contribuya a reducir ese daño de la forma más eficaz posible. Lo más adecuado es un fotoprotector completo que contenga ingredientes que reduzcan la incidencia de las diferentes radiaciones, que neutralice los radicales libres y que ayude a reparar el daño solar. También recomienda la combinación de fotoprotectores tópicos con orales pero, sobre todo destaca la importancia de unos hábitos al sol saludables.

Por ello, y con la intención de concienciar a la población sobre estas necesidades, Cantabria Labs lanza campañas de concienciación para unos buenos hábitos al sol. ‘Tómatelo en serio’ y ‘No seas animal’ han sido los proyectos anteriores nacidos con este objetivo. ‘Recetas para no cocinarte’ es la nueva iniciativa de Heliocare que pone el foco en la protección todo el año con los solares que protegen y reparan para evitar que ‘te cocines’.

Esta nueva campaña llega de la mano de la deportista paralímpica Sara Andrés, medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Atletismo de Londres en 400 y 200 metros lisos, que pasó por un cáncer de piel y está especialmente implicada en la difusión de valores y en la prevención de esta enfermedad mediante unos buenos hábitos al sol. Entre sus principales consejos, figuran los siguientes:

  • Utiliza todos los días del año crema solar con un SPF alto y que incluya antioxidantes eficaces y activos reparadores
  • Elige una crema que vaya desde la protección hasta la reparación. El daño solar no siempre se ve a simple vista
  • Combina la crema de sol con cápsulas, es el modo más eficaz para activar la reparación. Aumentas tu resistencia al sol y evitas cocinarte
  • Evita exponerte al sol del mediodía. Aunque tu piel sea oscura, tus células se fríen igual
  • Aplícate cantidad suficiente de crema y reaplica cada dos horas o más a menudo si te bañas
  • Usar gafas y gorro para no acabar como una “dorada al horno”

 Esta campaña, que se difundirá principalmente en medios sociales y plataformas web, llegará además a más de 10.000 jóvenes que, durante los congresos de valores de la Fundación Lo que de Verdad Importa, contarán sus hábitos para “no cocinarse” incentivados por sorteos.

A través de la página web www.heliocare.es, la población en general también podrá rellenar la encuesta “recetas para no cocinarte” y participar en el sorteo de catorce Smart Box con estrella Michelin. Estas encuestas servirán un año más para elaborar campañas de concienciación a medida de las necesidades de la población y a su vez recopilar la información para el informe de 2020.

Acción y responsabilidad social

El 5% de las ventas de Heliocare van íntegramente a proyectos de acción social para ayudar a quienes más lo necesitan (Fundación Emalaikat, Avanza ONG, Cooperación Internacional) y a proyectos de difusión de los valores humanos universales con la Fundación Lo que de Verdad Importa, entre otras.

Cantabria Labs es una compañía innovadora, emprendedora y cercana que demuestra en sus acciones y campañas su propósito y razón de ser: mejorar la salud y calidad de vida de las personas para así celebrar la vida.

Conoce en profundidad el Observatorio Heliocare aquí

observatorio-heliocare

#NoSeasAnimal, la campaña de prevención del cáncer de piel de Heliocare

animal

En el día europeo de la prevención del cáncer de piel, Cantabria Labs recuerda la importancia de unos buenos hábitos al sol como principal medida para adelantarse a esta enfermedad que, sólo del tipo melanoma, cuenta con 4.000 nuevos casos cada año en España, en un 80% debido a una inadecuada exposición al sol.

Cantabria Labs y Heliocare, su marca de fotoprotección dermatológica, promueven un año más la campaña de prevención y concienciación #noseasanimal para unos buenos hábitos al sol. La iniciativa tiene, por tercer año, un doble objetivo. Por un lado, conseguir dar a conocer cuáles son las principales buenas prácticas de fotoprotección para prevenir el cáncer de piel y, por otro lado, conocer cuáles son los hábitos al sol de la población española.

Para cumplir con esta misión, en la web www.noseasanimal.es, se pueden encontrar los principales consejos en materia de prevención que recomienda el laboratorio español y un video de carácter divulgativo y ameno que recuerda que la quemadura solar reiterada puede derivar en cáncer de piel.

Además, los usuarios que participen en la encuesta sobre hábitos al sol, disponible en la web, pueden entrar en el sorteo de un lote de productos Heliocare valorado en 150 euros. De marzo a diciembre, Cantabria Labs sortea tres lotes al mes con la intención también de recordar, además, que la fotoprotección no es sólo importante en los meses de verano.

Con las encuestas recogidas, Heliocare emite su informe anual “Buenos Hábitos al sol” que pretende dar a conocer cómo y de qué manera se tiene que trabajar en la labor de prevención del cáncer cutáneo. Cantabria Labs promueve esta campaña principalmente entre los jóvenes con la colaboración de Lo que de Verdad Importa ya que son uno de los principales grupos de riesgo y quienes tienen menos conocimientos en materia de fotoprotección según revela el informe.

¿Cómo nos protegemos del Sol? 8 claves

Nos protegemos del sol


Del sol nos protegemos cada vez un poquito mejor, pero aún hay muchísimo que mejorar, sobre todo en el caso de los jóvenes y de los hombres. Es la principal conclusión que saco del Informe Heliocare “Buenos hábitos al sol y de fotoprotección” 2017-2018 que el laboratorio farmacéutico Cantabria Labs acaba de presentar a los medios de comunicación. En positivo, pero sin bajar la guardia.


Confieso que fui a la rueda de prensa del pasado 22 de marzo pensando que me lo sabía casi todo, error desgraciadamente habitual entre periodistas.

Suena pedante y quizá lo sea, pero a mi favor diré que ya el año pasado Heliocare lanzó datos reveladores al respecto y que cada año escribo y hablo hasta la saciedad del tema en revistas, post y vídeos varios.

Menos mal que de capacidad de sorprenderme ando bien, porque lo hice, y mucho, al escuchar cómo vamos evolucionando los españoles respecto al conocimiento sobre la radiación solar y cómo nos comportamos mujeres y hombres a diferentes edades. Aquí os cuento lo que más me impactó en 8 claves.

1. Podemos ver el sol en tiempo real.

Mi hombre del tiempo favorito, Roberto Brasero, abrió el evento y nos contó que podemos saber cómo está el sol cada día con datos casi a tiempo real: a los 7 minutos nuestro planeta se ha hecho eco de todas sus particularidades. También advirtió de los peligros de la radiación todo el año, y confesó que en la sección meteorológica de los informativos, aunque advierten especialmente de la radiación UV (la más peligrosa) desde junio, no lo hacen a diario porque en televisión sería muy repetitivo. Razón no le falta, pero da qué pensar: corresponderá a otros espacios y otros medios que los periodistas sigamos concienciando, porque según lo que se nos contó después, más vale que sigamos poniéndonos las pilas para prevenir no ya el 90% del envejecimiento (sí, lo causa el sol), sino el cáncer de piel: el 90% de los casos está relacionado con la exposición solar, dice la Skin Cancer Foundation y, aquí un dato removedor de conciencias: cada hora muere una persona de melanoma.

2. El sol es cada vez más intenso y perjudicial, pero se sigue relacionando bronceado con salud y belleza.

No quiero ser alarmista, solo precavida; pero seguimos diciendo a quien se pone moreno “qué buen color tienes”. El otro día le propuse un fin de semana en Berlín a una amiga a la que tengo por culta y cabal. Su respuesta fue: “Yo solo viajo donde pueda ponerme morena”. ¿Cómo? Resulta que según la encuesta de Heliocare, 7 de cada 10 asocia el bronceado con salud y belleza, y el 57% son menores de 25 años. Mi amiga pasa de 40, pero lo sigue pensando. Si la razón para achicharrarse al sol sin límite es tener buen tono, ¿no será más lógico partir de una piel fotoprotegida, sana y bonita, sin manchas, arrugas o sequedad (regalitos del astro rey) y después aplicar un producto con color? Puede ser un fotoprotector que incorpore el tono deseado, una BB Cream, un maquillaje al uso… Sí, al retirarlo volvemos a nuestra naturaleza, pero al irse el bronceado ocurrirá igual y encima habremos acumulado todo el elenco de problemas cutáneos mencionados mas el riesgo de un cáncer. A mi, desde luego, me compensa tirar de fotoprotector.

3. El 40% se ha quemado.

4 de cada 10 tiene presente que ha sufrido quemaduras solares graves alguna vez. Cuando yo era pequeña, la única crema que usaba bajo el sol era una hidratante sin fotoprotección, y cuando al final del día no podía ni rozarme con la ropa, entonces mi madre me echaba varias capas de After Sun convencida de seguir un protocolo de libro. La pobre a día de hoy embadurna a mis hijas con litros de FPS, a ver si purga así su pecado. No era la única, claro está. Por eso cuando pienso que antes de los 18 años ya tenemos acumulado el 23% del daño solar, como explicó María Cuñat, directora de marketing de Cantabria Labs, intento compensar siendo la más aplicada conmigo y con las niñas a partir de ahora; ojalá hubiera protectores con carácter retroactivo, pero creo que no se han inventado todavía.

4. Hay que utilizar el fotoprotector todos los días.

Y no solo en verano o cuando hacemos actividades al aire libre. ¿Acaso no nos da el sol en cualquier momento del año al andar por la calle, conduciendo o sentados en una terracita? Hay cosméticos que incorporan un FPS, pero si no son específicamente fotoprotectores, no suelen pasar de factor 15, así que lo ideal es utilizar el tratamiento adecuado para nuestro tipo de piel y seguir con un fotoprotector 50+ con o sin color, al gusto. ¿Qué te queda la cara pegajosa o blanquecina? Esa excusa valía hace años, pero ya no: los hay en leche o gel, de tacto seco para piel grasa, invisibles para quien tema el efecto máscara, con diversos tonos si quieres pasar del make up… Ojo, jóvenes, porque el 80% utilizáis un FPS bajo o directamente ni lo oléis, y el futuro, aunque parece que no, llega pronto. Papás y mamás, anotemos tarea urgente de concienciación y empecemos por dar ejemplo.

5. Mejor nos ponemos el fotoprotector en casa, pero antes de salir.

Existe la idea de que hay que aplicarlo 20 minutos antes, y claro, es un engorro, porque a ver quién es el perfecto que mientras recoge el desayuno, pone bañadores a la tropa y mete bocadillos en la bolsa mira el reloj en plan cuenta atrás para embadurnar a diestro y siniestro. Aquí María Vitale, directora médica del laboratorio español, tranquiliza conciencias: “Basta con ponerlo antes de salir, porque 5 minutos son suficientes para que los filtros solares hagan efecto”. Vamos, que podemos olvidarnos del cronómetro, basta con aplicarlo en el último momento. Otra ventaja: El producto, en casa, no sufre cambios de temperatura y luz, así que se conserva mejor.

6. Las mujeres nos protegemos más.

Vale, no nos sorprende, somos más aplicadas entre los 26 y 55 años, nuestro FPS de cabecera es 50+ y somos las más concienciadas a la hora de re-aplicarlo. Porque de poco vale extenderlo y olvidarse: hay que repetir cada dos horas, después de cada baño o si hemos sudado mucho. ¿No hacemos lo propio con la barra de labios o el bálsamo cada 2 por 3? Pues esto es lo mismo. Lo curioso es que nosotras seamos las más responsables cuando los hombres tienen más riesgo de desarrollar un melanoma: 1 de cada 27, frente a 1 de cada 42 mujeres. El peligro para ellos está, sobre todo entre los 15 y los 39 años: tienen un 55% más de probabilidades de morir por melanoma que las mujeres.

7. Sabemos que unos malos hábitos frente al sol nos pueden llevar al cáncer de piel, pero no nos aplicamos el cuento.

¿Es eso posible? Lo es. El 97% dice saber las consecuencias, pero ni utiliza el FPS adecuado, ni lo reaplica, ni conoce o consume la fotoprotección oral, un complemento fantástico al FPS que prepara la piel y permite que combata mejor los daños solares.

8. El fotoprotector debe ser de amplio espectro.

No basta con mirar el numerito SPF. Este indica la protección de la radiación ultravioleta, la más dañina, pero también hay que resguardarse de lo nocivo de los infrarrojos y la luz visible, así que hay que buscar productos de amplia cobertura. Tan fácil como mirar la etiqueta. ¿Una referencia? Por ejemplo mirar si cuentan con la Tecnología Fernblock® que protege, neutraliza y repara frente a las radiaciones conocidas.