8 Retos de la protección solar en niños, por Silvia Capafons

8 retos Proteccion Solar

Soy madre. Eso significa que tengo hijas de carne y hueso, y no muñecas que se dejan poner y quitar los trajecitos cuando a una le parece, o echar cremitas sin más, y así podría seguir con el resto de cuidados cotidianos. Si quedaba alguna duda la despejé cuando llevé a mi primogénita a la playa por primera vez, con tanta ilusión como estrés tan solo dos minutos después: Ya habían pasado los primeros meses en los que no deben recibir exposición directa del sol, era última hora de la tarde y aún así, sabía que tenía que extremar precauciones, así que metí en la bolsa el fotoprotector pediátrico (mineral, como debe ser cuando son pequeñitos), el gorro, la camiseta y hasta las gafitas de sol. Incluso me hacía ilusión tanta parafernalia…hasta que me di un buen baño, pero de realidad: qué ardua tarea la de aplicar el fotoprotector a un niño, qué difícil que aguante el gorrito más de 2 segundos, y de las gafas, ni hablamos. Pero de todo se aprende, y ya con la segunda, me he sacado el máster oficial.

Voy a contaros cuáles son para mi los 8 retos de la protección solar en los niños, y mis trucos para conseguir que su piel esté a salvo y no se queme.

1. Que se pongan el fotoprotector antes de salir de casa.

Ley de Murphy: Cuando vas a hacerlo ya se han vestido. Es la única circunstancia en la que ocurre, pero así es. Así que toca pacientemente desvestirlos, aplicar el protector solar 20 minutos antes de bajar a la playa o piscina, y ponerles la ropa otra vez. Esperar que ellos sean conscientes de los riesgos del sol es esperar mucho, así que me lo tomo como una fase más de todo el ritual “pre”, y después de dos o tres veces, ellos también. Como peinarse o lavarse los dientes, vaya. 

2. Extenderlo en toda la piel y no “donde pille”.

Un niño quieto es casi una incongruencia, pero en movimiento la tarea de extender el fotoprotector se complica. Yo tengo mi truco, que no es otro que la “maniobra de distracción”: mientras se lo pongo les cuento un plan chulo o algo divertido (dormidos lo he probado y no funciona). Así puedo extenderlo bien, sin olvidarme de cada rincón, incluidas las orejas, los labios, las axilas, el dorso y las plantas de las manos y los pies…esas zonas que se nos olvidan siempre y que se queman con facilidad.

3. Poner la cantidad necesaria.

No es suficiente con poner un flus y pensar que así cubrimos el expediente, hay que extender aproximadamente 2 gr/cm2. Pero como no suelo llevar una báscula portátil, tiro de la otra referencia: una porción equivale a una cucharadita por cada zona corporal en un adulto, y en el caso de los niños, algo menos. Lo importante es que estén cubiertos al completo.

4. Reaplicar cada baño o cada dos horas.

Pensarás: ¿Y cómo, si según sale se vuelve a meter sin que me de tiempo a abrir el tapón? Es cuestión de aplicarlo antes, dejar que se bañe y cuando salga, con la piel seca, extender otra vez el fotoprotector pediátrico. ¿Tu pequeñ@ no se baña hoy por algún extraño motivo o porque está pachucho? Igualmente hay que reaplicarlo, en este caso a las dos horas.

5. Que le guste la textura y no le parezca pringosa.

“Mamá, es pegajoso”. Es una de las afirmaciones más comunes ante el binomio niño-fotoprotector. Pero por suerte, hoy en día, incluso los fotoprotectores pediátricos tienen texturas mucho más agradables y fáciles de extender. Eso sí, antes de los 3 años se recomienda utilizar filtros minerales.

6. Que se pongan gorro, gafas y bajo la sombrilla.

Confieso que esto no lo he conseguido todavía, pero no cejo en el empeño. Este año prometo comprar gorras que les molen, y dejar atrás las de Bob Esponja para la mayor, que tiene ya 9 años, y lo mismo era este un motivo de peso para su negativa. Con las gafas, ídem, siempre con cristales homologados por la CE, y también camisetas con SPF. Respecto a la sombrilla: es innegociable, entre baño y baño, a cubierto.

7. Que sigan una alimentación rica en antioxidantes para protegerse mejor y quemarse menos…o tomen fotoprotección oral específica.

Es mencionar el brócoli, los pimientos y las zanahorias y ponerme mala cara las dos. Estos productos contribuyen a que la piel esté más preparada para defenderse de la radiación UV, pero harían falta cantidades imposibles de conseguir en la mesa con mis hijas. Aquí la solución es mucho más fácil: la fotoprotección oral para niños, novedad de este año que ha lanzado Heliocare con el nombre 360º Junior Oral Sticks. Tiene la tecnología Fernblock basada en el extracto del helecho Polypodium leucotomos, que ha demostrado aumentar la resistencia de la piel frente a la quemadura solar y reparar los daños que el sol produce en la piel. No necesita tomarse con agua y es eficaz desde la primera toma, así que es perfecto para tomar media hora antes de ir a la piscina, las semanas de campamento o un finde antes de un partido de fútbol. Además viene en sobrecitos granulados sabor naranja y les encanta.

8. Ser capaz de no abalanzarme con el fotoprotector sobre un niño “sin”.

Me cuesta horrores contenerme, de eso dan fe mi marido y mis hijas. Yo es ver un niño sin crema y empezar a temblarme el párpado. Antes o después le acabo diciendo al padre o madre educadamente si quiere del nuestro, ante lo que he recibido todo tipo de respuestas, algunas para olvidar. Seguramente ese papá o  mamá no sabe que la piel tiene memoria y que el 80% del daño solar se produce antes de los 18 años, así que me queda claro que los periodistas tenemos que seguir haciendo hincapié. Y sí, os lo he contado con humor, lo que no quita que al sol me lo tome como lo que es: un aliado magnífico si sabemos relacionarnos con él, o nuestro peor enemigo si no nos protegemos (y sobre todo a nuestros hijos) siguiendo estas normas básicas y aplicando un poco de sentido común.

Cantabria Labs y su marca, Heliocare, presentes en la Copa del Rey de Vela

Cantabria Labs y su marca de fotoprotección dermatológica Heliocare estarán presentes en la 37 edición de la Copa del Rey de vela. El laboratorio español patrocina la embarcación “KIM”, ganador de la regata Banco de España hace dos meses.

El “KIM” es un Beneteau First 40.7 de 11,92 metros de eslora con base en Dénia. En la Copa del Rey participará, capitaneado por Yann Lythgoe, en la categoría BMW ORC 2 junto a otras 12 embarcaciones.

Para una buena protección al sol, la fotoprotección tópica y oral son claves, especialmente en la práctica de deportes de agua. Sus deportistas están dentro de los grupos de riesgo ante enfermedades como el cáncer de piel, motivo por el cual Cantabria Labs ha encontrado en “The Yacht Tribe” y el “KIM” los aliados perfectos para trasladar este mensaje a los amantes del mar.

La regata supera los 150 inscritos e incluye por primera vez a los Melges 40 y a los 6 Metros como clases participantes. La organización ha distribuido a la flota en cinco áreas de regatas y la ha dividido en 13 clases.

Para seguir en directo las andaduras del “KIM” durante las seis jornadas de la regata, haz click aquí:

http://www.regatacopadelrey.com/tracking/tracking.php?ln=sp

 

Fernblock®, ingrediente de Heliocare Oral, demuestra su acción contra el melasma

Un nuevo estudio ha demostrado que Fernblock®, ingrediente principal de Heliocare Oral y una tecnología única de Cantabria Labs, mejora los resultados en los tratamientos contra el melasma al acelerar y optimizar sus efectos tal y como publica la revista médica americana Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology. 

Investigadores del National Skin Center de Singapur han demostrado que el uso de Fernblock® oral en combinación con terapia estándar para el melasma puede contribuir a la reducción más rápida y eficaz en la extensión e intensidad de las lesiones.

El  estudio involucró a 33 mujeres asiáticas con melasma, de 25 a 55 años de edad. Se dividieron en dos grupos de estudio, uno cuyo tratamiento es mediante hidroquinona al 4%, (un fármaco anti-melasma y antimanchas efectivo) y fotoprotector con SPF 50, y el otro 4% de hidroquinona, con fotoprotector con SPF 50 y Fernblock® por vía oral.

Después de 60 días, el uso de Fernblock® oral en combinación con hidroquinona al 4% estándar y un fotoprotector con 50 SPF dio resultados significativamente superiores frente al 4% de hidroquinona con fotoprotector 50 SPF solo. Fernblock® contribuyó a una reducción más rápida y mayor en la extensión e intensidad del melasma.

La conclusión de los investigadores fue que las propiedades antioxidantes y fotoprotectoras de Fernblock® lo convierten en un valioso adyuvante para la despigmentación de la piel y los regímenes de tratamiento anti-melasma. Así, de nuevo, se pone de manifiesto la innovación, eficacia y aval que hay detrás de los productos de Cantabria Labs gracias a sus tecnologías exclusivas patentadas.

Drs. Goh, Chuah, and Thng are with the National Skin Centre in Singapore. Drs. Vitale and Delgado are with the R&D Department at Industrial Farmacéutica Cantabria (IFC), SA in Madrid, Spain. Trial Registry: NHG Domain Specific Review Board (DSRB); Trial Registration Number: 2013/00237.

#Mujeresquecomen donan 1.300 euros con Cantabria Labs a la Fundación Stanpa  

El pasado jueves, Cantabria Labs quiso dar la bienvenida al verano de forma #SOLidaria con un reto muy original a 130 mujeres de la plataforma de Mujeresquecomen que se dieron cita en un restaurante de Madrid.

La acción consistió en que Cantabria Labs donaría 10€ a la Fundación Stanpa y a su proyecto “Ponte Guapa, te sentirás mejor” por cada mujer que plasmase su mano con pintura en el muro #SOLidario de Heliocare. La totalidad de las 130 participaron para apoyar el proyecto organizado en hospitales destinado a recuperar la imagen de las mujeres con cáncer, posiblemente trastocada por los efectos secundarios del tratamiento oncológico, mediante talleres centrados en el cuidado de la piel y el uso del maquillaje.

Así, el verano empezó para Cantabria Labs de forma #SOLidaria, con la donación a la Fundación de un total de 1.300€ de parte de la plataforma creada por Estefanía Ruilope “Chefi”, Mujeres que comen. Entre las mujeres que se dieron cita esa noche, se encontraron varias dermatólogas colaboradoras de Cantabria Labs, como la Dra. Paloma Borregón o parte de su equipo asesor, Mayte Truchuelo o Cristina García Millán.

Cada persona que confía en cada una de las marcas de Cantabria Labs está ayudando a las personas que más lo necesitan y a proyectos que buscan mejorar la calidad de vida de las personas a través de actividades y programas de innovación e investigación.

#Cercaparallegarlejos es el hashtag que recoge sus acciones de RSC y que hace de paraguas de esta actividad que se puede dividir en cuatro grupos por objetivos: contra la pobreza, contra el hambre, por la salud y para los enfermos.

 

¿Qué puedo hacer para preparar mi piel para estas vacaciones?

Prepara Piel Vacaciones

Por la periodista Silvia Capafons

Con el verano y la piel pasa como con todo: cuando nos queremos dar cuenta irrumpe el sol a lo loco y con todas las ganas, que son parecidas a las nuestras, pero no a las de nuestro cutis, al que le pilla sin verlas venir. ¿Cómo me puedo adelantar?

  • Antes, un buen peeling. Ojo, que no nos pille el toro: un peeling capaz de eliminar las células muertas y de regenerar la piel desde dentro es un buen regalo que yo decido hacerle a mi rostro en la antesala veraniega, pero tiene que ser antes de que llegue el sol. Como no me gusta pelarme, suelo elegir los de tipo superficial a base de antioxidantes que mejoren su textura y color, estimulen la síntesis de colágeno y me ayuden a fabricar ácido hialurónico. Según cómo esté mi piel, hago una, dos o tres sesiones.
  • Comer a todo color. La dieta, que sea rica en antioxidantes, porque junto a la fotoprotección oral en cápsulas va a contribuir a reforzar las defensas cutáneas y a que mi bronceado sea más bonito y duradero. Mucho gazpacho natural, ensaladas con tomate, zanahoria y pimientos; y desayunos con smoothie bowls, que están tan de moda y encuentro riquísimos, en los que incluyo frutos rojos o acai.
  • Reforzar mi piel desde dentro con fotoprotección oral. ¿Sabías que aunque utilicemos todos los días un buen fotoprotector y con el FPS adecuado a menudo lo hacemos mal? O no repetimos con la suficiente asiduidad, o nos dejamos zonas sin cubrir. Por eso, y porque a la piel le hace falta un refuerzo extra, es importante la nutricosmética a base de buenos antioxidantes. Por ejemplo, para prepararnos antes de que llegue el verano, o al comienzo, o si hacemos deporte al aire libre, tenemos un fototipo claro, sensibilidad o una piel con manchas y fotoenvejecida; es decir, prácticamente siempre. Y lo mejor es que no cuesta nada: basta con tomar la/s cápsula/s en el momento que indique el prospecto y listo.
  • Utilizar productos con FPS alto, de 50, que combatan todo el espectro de radiación solar: la ultravioleta A y B, la luz visible y la infrarroja. La UVB es responsable de las quemaduras y el eritema, son los daños “que vemos”. Pero el resto de efectos de la radiación solar se ven a largo plazo: los UVA producen el envejecimiento, la bajada de defensas e incluso el cáncer de piel, la radiación visible causa arrugas, manchas y hasta alergias, y la infrarroja penetra en profundidad y degrada el colágeno, así que favorece las arrugas profundas.

Cuando hablamos del fotoprotector no vale cualquier producto, tiene que cumplir unos requisitos: debe tener una combinación de filtros de calidad, un buen complejo antioxidante capaz de neutralizar los radicales libres y de reparar el daño producido en el ADN celular, y una textura que se adapte a mi piel. Eso de no utilizar un producto de protección alta porque la piel queda blanca ha pasado a la historia: hoy en día hay cremas, geles, sprays, fluidos y hasta textura mousse o airgel, y en muchos de ellos el acabado es invisible. También existe la opción “color” para la cara, un buen truco “de camuflaje” cuando no está en su mejor día. A  mi me convence la tecnología Fernblock de Heliocare, porque tiene una acción antioxidante muy potente gracias al extracto de Polypodium leucotomos, un helecho de Ámerica Central que al pasar de la vida acuática a la terrestre desarrolló unos increíbles mecanismos de defensa y reparación frente al sol.

  • No olvidarme del contorno de los ojos y de los labios. Es cuestión de escoger un producto que no escueza cerca de los ojos, que se absorba bien y que no sepa mal. Yo, como practico el running, llevo esto a rajatabla, porque el sudor provoca que el protector pueda entrar en los ojos y porque hace un efecto lupa, aumentando los riesgos. Eso sí, cuando corro prefiero las fórmulas sin color, esas las dejo para el momento “asfalto”.
  • Elegir texturas ligeras cuando la piel es grasa o con tendencia al acné, para no estimular las glándulas sebáceas. Sigo el blog de una dermatóloga de California llamada Cynthia Bailey, que explica cómo con el calor, las bacterias que causan el acné proliferan, y los granitos, una vez curados, pueden dejar marcas si no utilizamos la protección solar adecuada. ¿La tuya es seca? No dejes de hidratarla y protegerla, el verano puede ser bueno para ti. En caso de que sea sensible tienes que decantarte por fórmulas hipoalergénicas y específicas.
  • Plantarle cara a la contaminación, que cuando se acerca el verano aumenta. Sí, nos encanta que luzca el sol, pero esa falta de lluvia se traduce en contaminación. Es decir, más polución, y eso además de ser tremendo para tus pulmones lo es para tu piel, porque genera cantidad de radicales libres. Por suerte, la industria cosmética ha hecho los deberes y ya ofrece sueros o cremas que incluyen una tecnología antioxidante y reparadora, con activos como la vitamina C o el ácido ferúlico.
  • Contrarrestar el cloro, hidratando antes y después. A mi tez la piscina no le pilla en un renuncio, porque sino la siento tan tirante que no puedo ni sonreír con normalidad. Así que esa misma mañana, en mi rutina habitual, hidrato en profundidad, y al volver por la tarde, limpio para equilibrar ese pH tan alterado por el cloro y para restaurar la barrera hidrolipídica: para eso me doy a activos humectantes, como el ácido hialurónico, la urea, la glicerina, los ácidos grasos o los lípidos.

Ahora ya sí, el sol no me puede pillar desprevenida.

#NoSeasAnimal, la campaña de prevención del cáncer de piel de Heliocare

animal

En el día europeo de la prevención del cáncer de piel, Cantabria Labs recuerda la importancia de unos buenos hábitos al sol como principal medida para adelantarse a esta enfermedad que, sólo del tipo melanoma, cuenta con 4.000 nuevos casos cada año en España, en un 80% debido a una inadecuada exposición al sol.

Cantabria Labs y Heliocare, su marca de fotoprotección dermatológica, promueven un año más la campaña de prevención y concienciación #noseasanimal para unos buenos hábitos al sol. La iniciativa tiene, por tercer año, un doble objetivo. Por un lado, conseguir dar a conocer cuáles son las principales buenas prácticas de fotoprotección para prevenir el cáncer de piel y, por otro lado, conocer cuáles son los hábitos al sol de la población española.

Para cumplir con esta misión, en la web www.noseasanimal.es, se pueden encontrar los principales consejos en materia de prevención que recomienda el laboratorio español y un video de carácter divulgativo y ameno que recuerda que la quemadura solar reiterada puede derivar en cáncer de piel.

Además, los usuarios que participen en la encuesta sobre hábitos al sol, disponible en la web, pueden entrar en el sorteo de un lote de productos Heliocare valorado en 150 euros. De marzo a diciembre, Cantabria Labs sortea tres lotes al mes con la intención también de recordar, además, que la fotoprotección no es sólo importante en los meses de verano.

Con las encuestas recogidas, Heliocare emite su informe anual “Buenos Hábitos al sol” que pretende dar a conocer cómo y de qué manera se tiene que trabajar en la labor de prevención del cáncer cutáneo. Cantabria Labs promueve esta campaña principalmente entre los jóvenes con la colaboración de Lo que de Verdad Importa ya que son uno de los principales grupos de riesgo y quienes tienen menos conocimientos en materia de fotoprotección según revela el informe.

El “KIM” ganador del XII Trofeo Banco de España, patrocinado por Cantabria Labs y su marca Heliocare

Denia

El pasado fin de semana tuvo lugar la XII Regata Club deportivo Banco de España entre Denia y Moraira, con la participación de 56 embarcaciones y 450 participantes. El evento se organiza cada año de la mano de la sección de vela del Club Deportivo y Cultural del Banco de España (CDCEBE), con la colaboración de The Yacht Tribe y el patrocinio de Cantabria Labs y su marca de fotoprotección dermatológica Heliocare.

El sábado 26 por la mañana comenzó la regata desde la bahía de Jávea con un viento variable entre 5 y 10 nudos. Las embarcaciones fueron saliendo en orden según su categoría para comenzar el recorrido, que consistía en pasar tres balizas dentro de la bahía para después poner rumbo a Moraira, donde se encontraba la meta.

La primera embarcación en llegar a Moraira fue el KIM, de la categoría Performance I y capitaneado por Luis Fernando Álvarez Gascón, que tardó dos horas 48 minutos.

Cantabria Labs y Heliocare patrocinan un año más el XII Trofeo Banco de España, donde han facilitado fotoprotección oral y tópica a todos los participantes. Los dos trofeos Heliocare fueron para el “KIM”, en la categoría Performance I y para “PHILOXENE”, ganador de la categoría Performance II y capitaneado por Tomás Bretones. La regata se supera en participación cada año y se ha convertido en una de las regatas más prestigiosas del Mediterráneo.

Los ganadores de las cinco categorías son los siguientes:

PERFORMANCE I – TROFEO HELIOCARE

“KIM” – Luis Fernando Alvarez Gascón

“BRUJO” – Ramón Acín

“LLEVANT BLAU” – José Vives

PERFORMANCE II – TROFEO HELIOCARE

“PHILOXENE” – Tomás Bretones

“SELENE III” – José Manuel Rey

“JANHAR II” – Pablo Harguindey

CRUISER I – TROFEO CDCEBE

“AGAVE AZUL” – Esther Vaquero

“BAFFI” – Juan Manuel Aguiar

“ASON DE MAR” – Patricia Sendin

CRUISER II – TROFEO CDCEBE

“ILLUKA” – Pepe Santos

“AIREN” – Luis Lombao

“BOLAÑO” – Antonio Vega

 CRUISER III – TROFEO THE YACHT TRIBE

“ISLA MAROLA” – Manuel Illanes

“KEY BISCAYNE” – Fernando Servet

“CORCHO V” – Ignacio Moliner

Cantabria Labs lanza al mercado Heliocare 360 invisible spray

Heliocare 360 Invisble Spray

El fotoprotector de Cantabria Labs en spray continuo de acabado invisible ideal para aplicar incluso sobre la piel mojada

Cantabria Labs lanza al mercado Heliocare 360 invisible spray SPF50+, su nuevo fotoprotector solar en spray continuo de acabado invisible ideal para aplicar incluso sobre la piel mojada, diseñado para hacer frente a las más altas exigencias en fotoprotección, con un formato cómodo y fácil de aplicar.

Heliocare 360 invisible spray SPF50+ ofrece una fotoprotección muy alta de amplio espectro, frente a la radiación UVB, UVA, infrarrojo y visible de forma eficaz y precisa gracias a la combinación de filtros con ingredientes específicos.

Su complejo antioxidante exclusivo con Fernblock® FC, rico en ferúlico y cafeico, té verde y vitaminas C y E, potencian su acción antioxidante y fotoinmunoprotectora. Incluye roxisomas, que han demostrado actividad reparadora frente al daño solar.

Su fórmula WET SKIN permite que se pueda aplicar sobre la piel mojada y, al ser un spray continuo, es muy fácil y cómodo de usar. De secado rápido, Heliocare 360 invisible spray da una sensación de frescura en la piel pero de acabado invisible.

Es resistente al agua, hipoalergénico y está testado bajo control dermatológico. Además, no contiene parabenos y está ideado para todo tipo de pieles, incluso las sensibles. Con Heliocare 360 invisible spray crece la familia Heliocare 360, la línea de fotoprotección dermatológica de Cantabria Labs creada para hacer frente al amplio espectro de las radiaciones conocidas (UVA, UVB, visible, infrarrojo), neutralizar con su acción antioxidante potenciada, reparar los daños causados por la radiación solar y sorprender por su galénica innovadora.

Heliocare 360 Junior Oral Sticks, la fotoprotección oral para niños

Heliocare Oral Sticks

Heliocare para “Otro Sol, otra piel, otra fotoprotección”

Cantabria Labs, laboratorio líder en fotoprotección dermatológica, lanza Heliocare 360 Junior Oral Sticks, el complemento alimenticio de Heliocare para la protección solar vía oral ideal para completar la fotoprotección tópica de los pequeños.

Heliocare 360 Junior Oral Sticks nace para dar respuesta a la especial necesidad de protección de los niños cuya piel es más vulnerable al daño solar. Esta vulnerabilidad se debe a que el espesor del estrato córneo de la piel de los niños es un 30% inferior a la de los adultos y a que la producción de melanina en menor.

Frente a la radiación solar, la aplicación del protector en los niños no siempre es la adecuada debido a las horas que pasan expuestos al sol y la falta de aplicación y replicación homogénea para una fotoprotección adecuada. Además, teniendo en cuenta que el 80% del daño solar se produce antes de los 18 años, Cantabria Labs ha lanzado al mercado esta solución como líder y referente mundial en fotoprotección oral.

Fernblock®, ingrediente principal de los fotoprotectores orales Heliocare, es la tecnología patentada de Cantabria Labs nacida del extracto del helecho Polypodium leucotomos que ha demostrado aumentar la resistencia de la piel frente a la quemadura solar así como preservar la inmunidad cutánea, neutralizar y reparar los daños causados por la radiación solar.

Con más de 30 años de historia en fotoprotección oral y más de 80 publicaciones y 50 estudios sobre Fernblock®, Heliocare 360 Junior Oral Sticks es eficaz desde la primera toma. Su formato en sobres granulados de sabor naranja facilitan la toma al no requerir agua. La dosis recomendada es de un sobre a partir de los 4 años y de dos sobres en niños a partir de los 10 años.

Así, Cantabria Labs ofrece una fotoprotección completa también para los niños con su línea pediátrica: Heliocare 360 Pediatrics Transparent Spray, Heliocare 360 Pediatrics Atopic Lotion Spray y ahora Heliocare 360 Junior Oral Sticks que estará disponible en farmacias y parafarmacias a partir del mes de mayo.

¿Cómo nos protegemos del Sol? 8 claves

Nos protegemos del sol


Del sol nos protegemos cada vez un poquito mejor, pero aún hay muchísimo que mejorar, sobre todo en el caso de los jóvenes y de los hombres. Es la principal conclusión que saco del Informe Heliocare “Buenos hábitos al sol y de fotoprotección” 2017-2018 que el laboratorio farmacéutico Cantabria Labs acaba de presentar a los medios de comunicación. En positivo, pero sin bajar la guardia.


Confieso que fui a la rueda de prensa del pasado 22 de marzo pensando que me lo sabía casi todo, error desgraciadamente habitual entre periodistas.

Suena pedante y quizá lo sea, pero a mi favor diré que ya el año pasado Heliocare lanzó datos reveladores al respecto y que cada año escribo y hablo hasta la saciedad del tema en revistas, post y vídeos varios.

Menos mal que de capacidad de sorprenderme ando bien, porque lo hice, y mucho, al escuchar cómo vamos evolucionando los españoles respecto al conocimiento sobre la radiación solar y cómo nos comportamos mujeres y hombres a diferentes edades. Aquí os cuento lo que más me impactó en 8 claves.

1. Podemos ver el sol en tiempo real.

Mi hombre del tiempo favorito, Roberto Brasero, abrió el evento y nos contó que podemos saber cómo está el sol cada día con datos casi a tiempo real: a los 7 minutos nuestro planeta se ha hecho eco de todas sus particularidades. También advirtió de los peligros de la radiación todo el año, y confesó que en la sección meteorológica de los informativos, aunque advierten especialmente de la radiación UV (la más peligrosa) desde junio, no lo hacen a diario porque en televisión sería muy repetitivo. Razón no le falta, pero da qué pensar: corresponderá a otros espacios y otros medios que los periodistas sigamos concienciando, porque según lo que se nos contó después, más vale que sigamos poniéndonos las pilas para prevenir no ya el 90% del envejecimiento (sí, lo causa el sol), sino el cáncer de piel: el 90% de los casos está relacionado con la exposición solar, dice la Skin Cancer Foundation y, aquí un dato removedor de conciencias: cada hora muere una persona de melanoma.

2. El sol es cada vez más intenso y perjudicial, pero se sigue relacionando bronceado con salud y belleza.

No quiero ser alarmista, solo precavida; pero seguimos diciendo a quien se pone moreno “qué buen color tienes”. El otro día le propuse un fin de semana en Berlín a una amiga a la que tengo por culta y cabal. Su respuesta fue: “Yo solo viajo donde pueda ponerme morena”. ¿Cómo? Resulta que según la encuesta de Heliocare, 7 de cada 10 asocia el bronceado con salud y belleza, y el 57% son menores de 25 años. Mi amiga pasa de 40, pero lo sigue pensando. Si la razón para achicharrarse al sol sin límite es tener buen tono, ¿no será más lógico partir de una piel fotoprotegida, sana y bonita, sin manchas, arrugas o sequedad (regalitos del astro rey) y después aplicar un producto con color? Puede ser un fotoprotector que incorpore el tono deseado, una BB Cream, un maquillaje al uso… Sí, al retirarlo volvemos a nuestra naturaleza, pero al irse el bronceado ocurrirá igual y encima habremos acumulado todo el elenco de problemas cutáneos mencionados mas el riesgo de un cáncer. A mi, desde luego, me compensa tirar de fotoprotector.

3. El 40% se ha quemado.

4 de cada 10 tiene presente que ha sufrido quemaduras solares graves alguna vez. Cuando yo era pequeña, la única crema que usaba bajo el sol era una hidratante sin fotoprotección, y cuando al final del día no podía ni rozarme con la ropa, entonces mi madre me echaba varias capas de After Sun convencida de seguir un protocolo de libro. La pobre a día de hoy embadurna a mis hijas con litros de FPS, a ver si purga así su pecado. No era la única, claro está. Por eso cuando pienso que antes de los 18 años ya tenemos acumulado el 23% del daño solar, como explicó María Cuñat, directora de marketing de Cantabria Labs, intento compensar siendo la más aplicada conmigo y con las niñas a partir de ahora; ojalá hubiera protectores con carácter retroactivo, pero creo que no se han inventado todavía.

4. Hay que utilizar el fotoprotector todos los días.

Y no solo en verano o cuando hacemos actividades al aire libre. ¿Acaso no nos da el sol en cualquier momento del año al andar por la calle, conduciendo o sentados en una terracita? Hay cosméticos que incorporan un FPS, pero si no son específicamente fotoprotectores, no suelen pasar de factor 15, así que lo ideal es utilizar el tratamiento adecuado para nuestro tipo de piel y seguir con un fotoprotector 50+ con o sin color, al gusto. ¿Qué te queda la cara pegajosa o blanquecina? Esa excusa valía hace años, pero ya no: los hay en leche o gel, de tacto seco para piel grasa, invisibles para quien tema el efecto máscara, con diversos tonos si quieres pasar del make up… Ojo, jóvenes, porque el 80% utilizáis un FPS bajo o directamente ni lo oléis, y el futuro, aunque parece que no, llega pronto. Papás y mamás, anotemos tarea urgente de concienciación y empecemos por dar ejemplo.

5. Mejor nos ponemos el fotoprotector en casa, pero antes de salir.

Existe la idea de que hay que aplicarlo 20 minutos antes, y claro, es un engorro, porque a ver quién es el perfecto que mientras recoge el desayuno, pone bañadores a la tropa y mete bocadillos en la bolsa mira el reloj en plan cuenta atrás para embadurnar a diestro y siniestro. Aquí María Vitale, directora médica del laboratorio español, tranquiliza conciencias: “Basta con ponerlo antes de salir, porque 5 minutos son suficientes para que los filtros solares hagan efecto”. Vamos, que podemos olvidarnos del cronómetro, basta con aplicarlo en el último momento. Otra ventaja: El producto, en casa, no sufre cambios de temperatura y luz, así que se conserva mejor.

6. Las mujeres nos protegemos más.

Vale, no nos sorprende, somos más aplicadas entre los 26 y 55 años, nuestro FPS de cabecera es 50+ y somos las más concienciadas a la hora de re-aplicarlo. Porque de poco vale extenderlo y olvidarse: hay que repetir cada dos horas, después de cada baño o si hemos sudado mucho. ¿No hacemos lo propio con la barra de labios o el bálsamo cada 2 por 3? Pues esto es lo mismo. Lo curioso es que nosotras seamos las más responsables cuando los hombres tienen más riesgo de desarrollar un melanoma: 1 de cada 27, frente a 1 de cada 42 mujeres. El peligro para ellos está, sobre todo entre los 15 y los 39 años: tienen un 55% más de probabilidades de morir por melanoma que las mujeres.

7. Sabemos que unos malos hábitos frente al sol nos pueden llevar al cáncer de piel, pero no nos aplicamos el cuento.

¿Es eso posible? Lo es. El 97% dice saber las consecuencias, pero ni utiliza el FPS adecuado, ni lo reaplica, ni conoce o consume la fotoprotección oral, un complemento fantástico al FPS que prepara la piel y permite que combata mejor los daños solares.

8. El fotoprotector debe ser de amplio espectro.

No basta con mirar el numerito SPF. Este indica la protección de la radiación ultravioleta, la más dañina, pero también hay que resguardarse de lo nocivo de los infrarrojos y la luz visible, así que hay que buscar productos de amplia cobertura. Tan fácil como mirar la etiqueta. ¿Una referencia? Por ejemplo mirar si cuentan con la Tecnología Fernblock® que protege, neutraliza y repara frente a las radiaciones conocidas.