Os presentamos a Sara Andrés, nueva embajadora de Cantabria Labs

Sara-Andres-Barrio-embajadora-Cantabria-labs

¡Buenas a todos los #CantabriaFans y #Celebraters! Me llamo Sara Andrés Barrio y soy la nueva embajadora de Cantabria Labs. Para que me conozcáis un poquito más de cerca quería contaros mi historia. Tengo 32 años y soy atleta paralímpica.

Desde pequeña me ha encantado el deporte, hacia kárate, tenis, frontón, natación y ciclismo, pero fui dejando el deporte a medida que los estudios ocupaban más espacio en mi vida. Comencé a estudiar la Diplomatura de Maestra de Educación Primaria y después me licencié en Psicopedagogía. A la par, me preparé las oposiciones de profesora para el Estado y, después de conseguir aprobar y comenzar mi vida en el mundo laboral, retomé las ganas por el deporte. En concreto por un deporte que siempre había soñado practicar, pero por nivel económico mis padres no se habían podido permitir; la hípica. Comencé a disfrutar del deporte al aire libre, del contacto con los animales. Para mí la hípica me llenaba de una manera increíble, me hacía soñar, me hacía fuerte y valiente.

Un día de 2011 mi vida cambió por completo

Pero un día de 2011 mi vida cambió por completo. Perdí mis pies. Esto supuso que mi vida ya no sería nunca igual que antes, fueron momentos muy duros. Con la ayuda de los médicos, familia y amigos pude ir superando esta tragedia. Pasaron muchos meses y operaciones y en ese tiempo comencé a cambiar mi visión de la vida. Empecé a ver que había muchas maneras de tomarse la vida y yo quería elegir la que me hiciese feliz. Uno de mis pensamientos fue “tengo suerte de tener una segunda oportunidad”, “puedo volver a construir mi vida”.

Y así lo hice. Poco a poco, con muchas ganas, como cuando un niño recibe un juguete nuevo y tiene una nueva ilusión. Comienza a construir historias sobre él, a ponerle detalles e inventos y ese juguete va tomando forma.

Empecé a construir todo de nuevo. Las ilusiones y mi energía ahí seguían, quizás más fuertes que nunca. Cuando mi vida fue tomando forma, volví a mi trabajo con los niños en el colegio, me independicé y apareció otra necesidad. La de sentirme libre, nos solo emocionalmente sino físicamente, y poder dejar atrás las limitaciones. Quería sentirme autónoma y útil. Visualicé que quería correr, que quería sentir el aire en mi cara. Sentirme ágil, sentirme rápida después de haber estado nueve meses en silla de ruedas y muchos otros aprendiendo a caminar. Al poco me puse en marcha, con esfuerzo, sufrimiento, pero sobre todo una ilusión y ganas increíbles, comencé mi andadura como atleta.

Tuve cáncer de tiroides y acto seguido me detectaron un carcinoma basocelular

Cuando mis objetivos estaban cerca tuve otro contratiempo, tuve cáncer de tiroides y acto seguido me detectaron un carcinoma basocelular. De ambos cánceres me operaron y ahora estoy recuperada.

Estos contratiempos no impidieron que dejara mi pasión y mi sueño: ir a los Juegos de Rio de Janeiro 2016. Allí pude comprobar que con voluntad y alegría todo se puede superar, conseguí un 5º puesto en los 400 metros lisos y a partir de ahí no he parado para conseguir mis sueños, siendo 3º del mundo en el mundial de Londres de 2017 en las categorías de 400 y 200 metros lisos.

sara-andres-heliocareAhora tengo puesta la mirada en Tokio 2020. Con las mismas energías o incluso más, pues ahora cuento con la familia de Cantabria Labs dándome aliento. Es curioso como en la vida las circunstancias parecen aleatorias, pero yo creo firmemente en que pasan por algo. Tuve cáncer de piel y ahora puedo contar con el mejor laboratorio para protegerme del sol y curiosamente, yo ya usaba sus productos antes de conocernos, por recomendación de mi dermatólogo tras recuperarme del carcinoma basocelular, y empezar esta bonita relación.

Gracias a mi faceta de atleta intento inculcar en los niños, jóvenes y adultos los valores del deporte; el esfuerzo, la pasión, la constancia y el compañerismo a través de mis charlas. Intento trasmitir el cuidado de la mente y el cuerpo porque tras el bagaje de experiencias duras con enfermedades difíciles, creo que podemos hacer una gran labor difundiendo la prevención.

Yo he tenido una nueva oportunidad en la vida, llena de cosas buenas y sorpresas increíbles. Por eso, ahora veo lo bueno en lo malo, pues siempre hay algo bueno en las cosas malas que nos ocurren y por esto mismo mi lema es “prefiero no tener pies y saber a dónde voy que tenerlos y estar perdida”. También me sumo al de Cantabria Labs, que no está nada mal, #Celebratelife.

S.O.S. virus: ¡Niños, a defenderse! por Silvia Capafons

virus-silvia-capafons

Lo confieso: no he vacunado a mis hijas de la gripe este año. Me siento un poco mala madre. Yo estaba tan pancha, tirando del mito (ahora ya sé que lo es) de que no sirve de nada porque las cepas cambian y es imposible saber cuáles atacarán cada invierno, hasta que me lo aclaró el Dr. Fernando García-Sala, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) el otro día. Fue en el encuentro que organizó Cantabria Labs con periodistas de salud para hablar de las infecciones respiratorias en los pequeños, al que asistí para informarme como profesional y también para hacer una entrevista al pediatra que pronto podréis ver por aquí. Y yo, que pensé que era casi una enciclopedia en el tema después de una hija y media con problemas respiratorios (la media es la pequeña, que se pone mala pero no tanto), me di cuenta de que tenía mucho que aprender.

Os cuento.

Daniela, mi hija mayor, está a punto de cumplir diez años. Últimamente se enferma “como un niño normal”, pero esto ha costado alrededor de 6 años en los que las bronquiolitis de repetición, las visitas en plena noche a urgencias y los ingresos han sido una constante en su vida. Fuéramos a pasar el día a algún sitio, de vacaciones, en invierno y hasta en verano, en mi bolso no faltaba el salbutamol y la budesonida, el apiretal y el puff, (los papás de niños con este tipo de problemas me entenderán) o la cámara de aerosoles. Y por la mañana, el zumo recién exprimido cargadito de vitamina C, para reforzar las defensas. Tuvo que pasar el tiempo para que progresivamente los virus fueran espaciando su fijación con ella; pero hubo algo que en esos años nunca le faltó: la vacuna de la gripe. Ni la del rotavirus. Ni ninguna otra. ¡Qué bien hice, según contó el Dr. García-Sala!
Y qué regular con la pequeña, que como no ha sido un caso drástico, y encima es segunda, a veces me olvido de vacunas y exprimidores.

Virus que pululan “al acecho”

Según el presidente de la SEPEAP en invierno los virus que más afectan a los niños en edad escolar son los de la gripe y el rotavirus, que puede derivar en una bronquiolitis (cuidado con el virus respiratorio sincitial, las lía gordas). “Frente a la gripe existen dos tipos de vacunas, la más efectiva es la tetravalente que solo está financiada en cuatro comunidades autónomas, y después está la trivalente, que protege, aunque de manera menos efectiva. Esta vacuna es fundamental para evitar cuadros agudos; también es recomendable la del rotavirus, otro de los virus peligrosos en esta época. Y ojo con la bronquiolitis en los más pequeños, que puede complicarse”, añadió.

Así dan la cara

Mocos, fiebre, dificultad respiratoria, tos… son algunos de los síntomas de los procesos víricos respiratorios a los que yo les puse un piso… y decidieron quedarse a vivir con la mayor. El problema es que cuando no hay bacterias, no se receta antibiótico porque no es efectivo y entonces, una vez hacen su aparición, hay que tirar de paciencia, antitérmicos, buena ventilación y mucho agua, según contó García-Sala. Doy fe.

Prevención, la clave

Si hay un frente desde el que se puede atacar, es el de la prevención, y en ello insistió el experto. Empieza desde que nacen con la lactancia materna. Para alguien como yo, autónoma y con horarios imposibles, esa tarea fue hercúlea, pero conseguí al menos llevarla a cabo los primeros meses, entre reportajes, viajes y saca-leches. El resto las he cumplido a rajatabla: la imprescindible vacunación, el lavado de manos constante (no ganábamos para jabón), el reposo los días en los que están malitos para no contagiar a otros niños, nada de malos humos (tabaco, fuera) y el consumo de frutas y verduras para cargarles bien de antioxidantes. Quien tenga hijos sabe que esto último cuesta, a menos que tengas peques que se vuelvan locos con los vegetales, las peras y los kiwis. Pero esto, desgraciadamente, poco ocurre, por eso yo me las ingeniaba con los zumos naturales y los muñecos “happy” con boca de mandarina y ojos de plátano; eso sí, en cuanto les ponía el pelo verde-payaso gracias al brócoli o blanco con coliflor (Daniela, este es tu abuelito, o tu abuelita), era un fracaso.

Entonces no conocía Inmunoferon. Hace poco se ha lanzado la versión Jarabe Junior como complemento alimenticio y mis hijas llevan tomándolo desde octubre. El siguiente paso ha sido subirlo a los armarios altos porque sabe rico, a naranja, y la pequeña me pedía repetir, pero tengo que decir que este año Daniela no se ha puesto mala aún y Noa poco más allá de algún constipado. Lógicamente, hay que prevenir a todos los niveles, pero reforzar su sistema inmune es parte del éxito. Como explicó María Cuñat, directora de marketing médico del laboratorio, “Inmunoferon existe desde los años 80. Según hemos avanzado en el conocimiento del sistema inmune hemos conocido mejor cómo influye la AM3 en los mecanismos de defensa”. AM3 es una tecnología patentada basada en Glucomanano y proteína de soja que ahora está más concentrada y que añade própolis, Equinácea, vitamina C y D, “que ayuda a normalizar el sistema inmune”, terminó de contar María Cuñat.

Y tú, ¿cómo previenes los virus respiratorios en tus hijos?

Fernando García-Sala, presidente de SEPEAP: “Tenemos armas para luchar contra los virus estacionales que afectan a los más pequeños”

garcia-sala-inmunoferon

El Presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), el Dr. Fernando García-Sala, comentó esta mañana, durante un desayuno informativo organizado por la compañía farmacéutica Cantabria Labs en Madrid, que a día de hoy hay armas para luchar contra los múltiples virus estacionales que en los meses de invierno atacan a los más pequeños y a los no tan pequeños.

“Los niños son los que contagian a los adultos, por lo que es recomendable vacunarlos primero a ellos”, explicó García-Sala, para el que las vacunas son más que recomendables, “todos los años y para toda la familia, incluidos todos los niños con más de seis meses”, en la lucha contra la gripe, el rotavirus y el virus respiratorio sincitial, entre otros patógenos que se disparan en los meses más fríos y causan diarreas, bronquiolitis, gripe, otitis, neumonías, catarros de las vías altas y amigdalitis, además de otros muchos estados generales alterados.

Además de otras medidas, como evitar que los niños enfermos acudan a la guardería ­­–“en los colegios los niños se cambian más virus que cromos­”, asegura–, hidratar bien al enfermo, protegerlo de ambientes con humo, proporcionarle frutas y verduras, mantener la estancia ventilada y medidas higiénicas obvias como cambiar sábanas y ropa y lavarse las manos –“con este gesto se evitarían el 50% de las infecciones”– García-Sala señala directamente a las vacunas como la mejor medida, junto con la lactancia materna, para cuidar de la salud de los más pequeños.

“En Pediatría somos poco rentables para la industria porque usamos pocos medicamentos”, aseguró el doctor, inmerso en una cruzada contra uno de los más resistentes enemigos de los sanitarios: “el doctor Google”. “Hay que recordar que es bueno que los niños tengan fiebre, porque eso quiere decir que su sistema inmunológico está luchando contra la enfermedad y lo que hay que tratar es su malestar, no a la propia fiebre que, como la tos, por sí misma no suele ser motivo para acudir a urgencias. También hay que recordar que los antibióticos no curan la gripe”, aclaró García-Sala.

Entre las armas para luchar contra estos virus, el presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) también destacó que “todo ayuda” cuando se le preguntó por el  nuevo complemento alimenticio,  Inmunoferon® Junior. Según García-Sala, “es un complemento alimentario muy utilizado desde hace tiempo por los Otorrinos y que en muchos casos puede ayudar a aumentar las defensas del niño asociado a una buena alimentación, a una  buena hidratación y a un buen descanso nocturno que también refuerza las defensas”.

María Cuñat, directora de Marketing de Cantabria Labs, habló de los más de 20 años de recorrido de la marca y destacó en qué situaciones puede ayudar Inmunoferon®: en infecciones respiratorias recurrentes, como coadyuvante en protocolos de vacunación y en la lucha contra la inmadurez inmunitaria infantil y deficiencias inmunitarias transitorias. “Inmunoferon® es un adelantado a su tiempo, ya que cuando se patentó en los 80 ya mostraba un mecanismo de acción diferente a lo anteriormente conocido en el sistema inmune. El cambio de medicamento a complemento alimenticio responde a la necesidad que teníamos de mejorar el modo de empleo de Inmunoferon®, así como su formulación para incorporar nuevos ingredientes, como respuesta a la demanda de los profesionales.”

Cantabria Labs lanza Inmunoferon Junior Jarabe

nuevo-inmunoferon-junior-jarabe
Cantabria Labs lanza al mercado una nueva presentación de Inmunoferon exclusiva para los más pequeños, en formato jarabe con vitamina D, que contribuye al normal funcionamiento del sistema inmune con el respaldo de la tecnología patentada AM3, con más de 30 años de aval científico.
Inmunoferon Junior Jarabe contiene AM3 -con glucomanano fosforilado y proteína de soja- que mediante estudios ha demostrado que promueve la maduración de las células responsables de la inmunidad innata. La fórmula con AM3 está reforzada con vitamina D, que contribuye al normal funcionamiento del sistema inmune, y también con vitamina C, pórpolis y echinacea, que mediante evidencia bibliográfica ayuda a las defensas naturales del organismo.
Los inmunomoduladores activan y refuerzan las defensas del organismo, favoreciendo una sintomatología más leve, rápida recuperación y una menor incidencia de infecciones recurrentes.
El formato jarabe permite una posología cómoda y su sabor a naranja una fácil administración en niños. La dosis recomendada es de 5ml al día en una sola toma, por lo que su tamaño de 150 ml está ideado para un periodo de un mes.
La fórmula sin gluten y sin lactosa, se presenta en un envase con tapón de seguridad anti-apertura y con jeringa dosificadora.
El AM3 de Inmunoferon Junior Jarabe cuenta con más de 30 años de investigación y experiencia clínica, recorrido que ha permitido avalar su seguridad, eficacia y calidad farmacéutica.
inmunoferon-jarabe-junior

Inmunoferon con una fórmula reforzada con zinc

Madrid, 7 de septiembre de 2017.- Industrial Farmacéutica Cantabria reformula Inmunoferon como complemento alimenticio con una fórmula exclusiva que contiene AM3 (Glucomanano y proteína de soja, tecnología patentada por IFC) y zinc, que contribuye al normal funcionamiento del sistema inmune.

La tecnología AM3 patentada por Industrial Farmacéutica Cantabria, que contiene Glucomanano y proteína de soja, estimula las defensas y refuerza el sistema inmunológico. Así, con el contenido en zinc favorece el mantenimiento de las defensas, fortalece la respuesta inmune, favorece una sintomatología más leve y contribuye a una rápida recuperación.

Además, disminuye la incidencia de infecciones de repetición como la amigdalitis, faringitis, otitis o laringitis que afectan a toda la población y en especial a los más pequeños.

Inmunoferon acumula treinta años de estudios e investigación clínica que se mantienen vigente con esta actualización con una mejora en formulación y posología.

Emprendedores, innovadores y cercanos son las señales de identidad de este laboratorio español que cuenta con presencia en más de 80 países para los que investiga, produce y distribuye sus tecnologías y patentes en productos farmacéuticos, nutracéuticos y cosmecéuticos.

 

  IFC, celebrate life

 Con innovadores productos y espíritu emprendedor, IFC es una compañía farmacéutica que desarrolla productos para la salud y cuidado de la piel. Su presencia en más de 80 países y sus filiales en Alemania, Italia, Marruecos, México y Portugal han hecho de IFC una compañía española de renombre y referencia internacional.

Los centros de producción de IFC consiguen los más altos estándares de calidad para la fabricación y distribución anual de más de 30 millones de unidades de producto. Hoy, cuenta con el reconocimiento del sector Healthcare tanto por sus innovaciones y aval científico como por la cercanía y la capacidad de emprendimiento de sus más de 600 empleados.

IFC lleva dentro de su ADN genes emprendedores, inconformistas y alegres, con el objetivo de ofrecer a la sociedad productos para una buena calidad de vida: “celebrate life”.