Recomendaciones de verano para prevenir las manchas, por Gema Herrerías

Recomendaciones de verano para prevenir las manchas, por Gema Herrerías | IFC Spain

Esta semana tenemos la suerte de contar con la colaboración en nuestro blog de Gema Herrerías. Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla. Farmacéutica titular de A5 Farmacia en Sevilla, con amplia experiencia en el desarrollo de la Dermofarmacia, miembro del comité ejecutivo de la vocalía Nacional de Dermofarmacia, del Consejo General de Farmacéuticos y apasionada del mundo blogger y las redes sociales. (Premio mejor Social Media categoría Farmacia 2012) otorgado por Correo Farmacéutico.

Gema quiere compartir con todos los lectores de nuestro blog, una serie de recomendaciones para prevenir las manchas, ahora que quedan solo unos pocos días para que comience el verano.

Ya llega el verano, y con él, la aparición de las manchas en la piel. Debemos evitar, en la medida de lo posible, los factores agravantes, como son: el abuso de la exposición solar, los medicamentos fotosensibilizantes (consulta a tu farmacéutico), algunos productos cosméticos (entre ellos los perfumes, desodorantes o bases de maquillaje durante la exposición al sol), y la presencia de afecciones dermatológicas, como automanipulación de lesiones de acné o quemaduras solares.

Para la prevención y tratamiento de manchas en el verano es recomendable seguir las siguiente pautas:

Por la mañana prevención e hidratación tópica y oral:

Protección solar diaria preferentemente SPF50 UVA, renovando su aplicación cada 2 horas en caso de exposición, incluso en zonas urbanas, y tras cada baño o actividad deportiva. Muy útil el uso de sombrero. Después de la piscina o playa, debemos volver a limpiar la piel y aplicar un serum y/o crema de acción hidratante, calmante y regeneradora.

Para prevenir las manchas, debemos complementar el uso de la protección solar tópica con un complemento alimenticio vía oral, que contenga Fernblock ®, con una demostrada acción antioxidante, fotoinmunoprotectora y reparadora del daño frente a UVB, UVA, VIS e IR-A . No sustituye a la protección solar pero la complementa para un bronceado saludable, y prevenir la formación de manchas. Se debe ingerir una cápsula cada mañana, y otra treinta minutos antes de la exposición solar.

Por la noche tratamiento cutáneo intensivo:

Limpieza de la piel, aplicación  del contorno de ojos, ampolla, serum y/o crema de tratamiento. Según tipo y estado de la piel las texturas empleadas de los productos serán distintas, la rutina debe ser personalizada.

Los activos cosméticos como el ácido glicólico, ácido salicílico, ácido lactobiónico, ácido kójico o retinol, se pueden seguir empleando en verano por la noche, siempre que apliquemos el protector solar por la mañana. Preferentemente a menor concentración que en otoño-invierno. Lo que no se recomienda es iniciar el tratamiento justo en el verano si vamos a tener una exposición al sol intensiva, ya que si irritara la piel en las primeras aplicaciones, podría provocar una hiperpigmentación postinflamatoria. Un ligero escozor es normal, pero si la irritación continúa, se debe suspender su uso.

Durante los periodos de exposición al sol, los cosméticos con vitamina C se deben aplicar por la noche por su inestabilidad a la exposición intensa, sobre todo en su forma más ácida.

De forma semanal:

Exfoliar suavemente la piel al menos 2 veces en semana en pieles normales a mixtas y grasas. En pieles secas será suficiente cada 15 días. Y posteriormente, es recomendable aplicar una mascarilla hidratante al menos durante 20 minutos y en pieles secas y/o deshidratadas se puede dejar actuar durante toda la noche.

¿Estáis preparados para el verano? ¿Habéis acudido ya a vuestra Farmacia de referencia a adquirir vuestro kit de protección solar?

Neoretin: una fórmula despigmentante para todos los tipos de piel por Karla García

Hoy en nuestro blog tenemos la suerte de contar con la colaboración de la Karla García Alonso, Scientific Advisor de Industrial Farmacéutica Cantabria, nos hablará de Neoretín una fórmula despigmentante para todos los tipos de piel.

La aparición de hiperpigmentaciones cutáneas puede atender a múltiples factores como la exposición a radiación solar, alteraciones hormonales, predisposición genética o ligado al proceso de envejecimiento de la piel. Es importante destacar que las alteraciones de la pigmentación tipo lentigo solar o melasma presentan alta prevalencia, especialmente entre las mujeres dado que en algunos casos se asocian a cambios hormonales, como ocurre en el embarazo. La aparición de estas manchas en el rostro puede tener un impacto emocional muy negativo, por ello son un motivo de consulta frecuente.

Si bien los profesionales tienen a su disposición diferentes estrategias terapéuticas, que van desde el empleo de fármacos y cosmecéuticos hasta las técnicas láser, el reto reside en mantener la eficacia en los distintos tipos de piel, sin que ello vaya en detrimento de su seguridad y tolerabilidad. Además, es necesario destacar que frecuentemente, pueden obtenerse respuestas muy variables a un mismo tratamiento, dependiendo no sólo del fototipo cutáneo sino también del origen étnico de cada paciente.

Con la finalidad de evaluar la seguridad y eficacia del régimen de tratamiento con el cosmecéutico despigmentante Neoretin®, se realizaron cuatro estudios clínicos en diferentes tipos de manchas, piel y etnias. En todos los casos el protocolo de tratamiento consistió en la aplicación de Neoretin® serum por la noche y Neoretin® Gelcream SPF50 por la mañana. Los resultados proporcionados por estos estudios se presentaron en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME, 2017). La respuesta al tratamiento fue estudiada en 140 pacientes de etnias caucásica, asiática y latina en sus lugares de origen, lo cual permitió evaluar la eficacia de nuestro producto en condiciones ambientales más extremas (altitud y radiación solar). Tras el tratamiento, el 79% de los mismos presentaron mejoría evidente de la hiperpigmentación percibida por el investigador. En los casos de melasma, la mayoría de los pacientes experimentó una reducción de la pigmentación y tamaño de las manchas superior al 60%. La tolerancia al régimen de tratamiento, parámetro clave, fue calificada como “muy buena” por más del 85% de los pacientes. Estos resultados permiten confirmar que el régimen de tratamiento con Neoretin®, es un buen aliado para el manejo de las hiperpigmentaciones cutáneas incluso en aquellas personas que presentan problemas de tolerancia a los tratamientos convencionales.

Retinsphere® Technology

Hoy en  “Todo por tu Piel”, queremos que conozcáis una tecnología retinoide patentada por IFC, incluida en una de las formulas más revolucionarias que existen para el tratamiento de las hiperpigmentaciones. El NeoRetin.

Hoy hablamos de… Retinsphere® Technology.

Para empezar a conocer esta nueva tecnología, es importante explicar que son los retinoides.

Los retinoides tópicos son un tipo de moléculas que están relacionados químicamente con la vitamina A o Retinol. Se emplean en medicina, principalmente debido a su acción sobre el crecimiento de las células epiteliales.

El primer retinoide que se utilizó tópicamente fue la tretinoina en el tratamiento de acné. Se comercializó por primera vez en 1971 con el nombre de Retin-A y su descubridor fue el Dr. Albert Kligman. El Dr. Kligman se percató de que las mujeres de mediana edad, a las que había recetado este tratamiento, eran reacias a dejarlo, aunque tuvieran el acné controlado. La razón era, porque además solucionar su problema apreciaban una disminución en las arrugas y una mejora general del aspecto de la piel.

Unos años después, en 1986  se publicó el primer estudio del uso de tretinoina en fotoenvejecimiento.

Tras estos descubrimientos, continuó la búsqueda de nuevos derivados de la vitamina A, para su aplicación tópica (adapaleno, tazaroteno…), y no ha cesado aún.

Nosotros nos vamos a centrar en los primeros retinoides: el retinol y ácido retinoico

¿Cuál es su mecanismo de acción?

El retinol puede llegar a la piel desde la sangre (vía sistémica) o mediante aplicación tópica. Cuando el retinol llega a las capas altas de la epidermis se transforma en ácido retinoico.  El ácido retinoico, entonces actúa como factor de transcripción y puede modular la expresión de los genes de las células epidérmicas.

Beneficios de los retinoides

Por ello, la aplicación tópica de ácido retinoico está directamente asociado con la mejora  de acné, fotoenvejecimiento, hiperpigmentaciones y desórdenes de la queratinización. Pero también tiene efectos adversos, principalmente la aparición de irritación, eritema y descamación.

Estos efectos adversos se solucionan gracias a Retinsphere® Technology. Mediante una asociación de dos retinoides, la hidroxipinacolona retinoato y gliosferas de retinol.

La hidroxipinacolona retinoato.

Es un éster de ácido retinoico. Esta molécula aporta a la piel los mismos beneficios que el ácido retinoico pero sin su potencial de irritación.

Las gliosferas de retinol.

Como el retinol o Vitamina A es una molécula muy inestable, es decir, reacciona con facilidad con las moléculas de su alrededor.

Un modo de proteger el retinol, en formulaciones cosméticas, es introducirlo como un éster, retinil palmitato, o encapsularlo.

RetinSphere® Technology, incluye Retinol encapsulado en Glicoesferas. Su principal objetivo es el de transportar moléculas al interior de la epidermis. Pero conseguir la estabilización de la molécula activa encapsulada es también un gran reto. Esta estabilización sólo se puede conseguir si la molécula activa se mantiene en el interior del vehículo durante la formulación y si el vehículo es fisicoquímicamente estable. Las Glicoesferas utilizadas en Retinsphere® Technology son un vehículo estable y protector.

En definitiva el Retinsphere® Technology sería pues la asociación de dos retinoides, con una eficacia  análoga a la del ácido retinoico  en el tratamiento de acné, fotoenvejecimiento e hiperpigmentación pero sin sus efectos adversos.

La Dra. Mayte Truchuelo nos habla de manchas

Todos los que nos seguís en nuestra página de Facebook sabéis que durante esta semana estamos hablando de manchas, somos conscientes que es algo que os preocupa, tras el verano es frecuente que aparezcan manchas nuevas en cara y escote o se oscurezcan las ya existentes.

Por eso hoy en “Todo por tu Piel” contamos con la colaboración de la Dra. Mayte Truchuelo especialista en Dermatología en el Hospital Ramón y Cajal y Grupo Dermatología Pedro Jaén, que mejor que ella para hablarnos de esta patología que tanto nos preocupa sobre todo durante esta estación.

IFC. Para empezar Mayte ¿Nos fijamos en nuestro color de piel?

MT. Sin duda sí. La pigmentación de la piel y el tono cutáneo tienen un impacto muy importante en el aspecto y apariencias cutáneas, especialmente a nivel facial. Muchas personas se ven mejor bronceadas pero dicho aspecto a largo plazo desencadenará problemas pigmentarios.

Una piel pigmentada de forma irregular no está aceptada socialmente como bella y además tiene connotaciones de envejecimiento cutáneo. Puede también dar aspecto de suciedad.

IFC. Pero.. ¿Qué son realmente las manchas?

MT. Básicamente viene determinado por 3 componentes diferentes, la queratina (aspecto amarillento), la hemoglobina (aspecto rojizo) y la melanina (responsable del tono marrón). Es precisamente este último pigmento el más importante en el color de la piel. La melanina es sintetizada por los melanosomas de los melanocitos situados en las capas basales de la epidermis y transferida a los queratinocitos adyacentes. Así en los fototipos oscuros los melanocitos producen mayor cantidad de melanina mientras que en pieles claras la síntesis de melanina es menor. Para esta síntesis de melanina es necesaria que ocurran una serie de reacciones químicas donde la enzima tirosinasa juega un papel muy importante, oxidando la tirosina a dihidroxifenilalanina (DOPA). Existen 2 tipos de melanina: la eumelanina típica de pieles oscuras y la feomelanina presente en fototipos claros.

Las manchas son lesiones cutáneas consistentes en la alteración de la coloración normal del cutis debido a una alteración de alguno o varios de estos 3 componentes, de forma que si existe exceso de queratina veremos manchas amarillentas, si existe exceso de hemoglobina veremos manchas rojizas y si existe exceso de melanina veremos manchas marrones.

La melanina se sintetiza en respuesta a la radiación ultravioleta pero también en respuesta a otros factores como la MSH (hormona estimulante de melanocitos ), factores de crecimiento como bTGF , endotelina o citoquinas inflamatorias. Así mismo la vitamina D puede jugar un papel en la síntesis de melanoma. La radiación ultravioleta estimula la síntesis de melanina (para defender a las células mediante esa melanina del potencial daño ultravioleta) y por ello la pigmentación.

También los queratonicitos participan en la pigmentación mediante la síntesis de ciertas señales (factores de crecimiento) que estimula la transferencia de melanina desde al melanocito al queratinocito.

IFC. ¿Qué tipos de manchas hay en la piel?

MT. Dentro de las manchas marrones, por hiperpigmentación, que son las más frecuentes, especialmente tras el verano, nos encontramos diferentes tipos: Efélides o pecas, lentigos actínicos, hiperpigmentación postinflamatoria, pigmentación periocular y melasma son las más frecuentes.

Como pigmentaciones más raras serían aquellas secundarias a ciertos tratamientos (ej quimioterapicos), a irritación tópica por ejemplo tras contacto con ciertos cosméticos o perfumes, secundarias a enfermedades endocrinas (ej enfermedad de addison) u otras enfermedades poco frecuentes.

IFC. ¿Cómo se producen?

MT. Se habla del color cutáneo constitutivo para denominar aquel presentado según la cantidad de melanina determinada por los genes de cada individuo y hablamos de color cutáneo facultativo para denominar la modificación de ese color constitutivo tras la exposición a radiación ultravioleta y factores hormonales.

El oscurecimiento presentado tras la exposición a radiación ultravioleta (RUV) está claramente identificado y puede ser:

  • Pigmentación inmediata pero transitoria tras exposición a UVA, que es debida a una oxidación de la melanina previamente existente.
  • Pigmentación retardada, producida tanto por UVA como por UVB tras 3días de exposición solar y dura ya 2 semanas. En este caso sí existe un verdadero incremento en la síntesis de melanina.

IFC. ¿Cuándo salen? ¿Pueden aparecer a cualquier edad?

MT. El problema de la alteración en la pigmentación cutánea es extremadamente frecuente y puede presentarse a cualquier edad. Sin embargo son más frecuentes conforme vamos cumpliendo años.

Los trastornos de pigmentación asociados al fotoenvejecimiento extrínseco (aquel relacionado especialmente con la exposición a la radiación ultravioleta) aparecen en las zonas más expuestas al sol como la cara, brazos o escote. En el fotoenvejecimiento las manchas cutáneas como efélides (pecas) o lentigos (manchas solares benignas en forma de puntos o lentejas, bien delimitados y de coloración uniforme) se mezclan con arrugas, hipomelanosis gutata (manchas puntiformes blancas), alteraciones en rugosidad cutánea, pérdida de elasticidad, alteraciones vasculares, etc. Todas estas lesiones que vemos a simple vista, se explican por unas modificaciones a niveles microscópicos consistentes en la alteración en el número y forma de fibras elásticas y de colágeno así como en la función de los melanocitos.

El número de melanocitos desciende en torno a un 10-20% por cada 10 años de vida. Dado que la melanina absorbe la radiación ultravioleta, la piel de los pacientes mayores va a estar más desprotegida frente al sol y por tanto será más propensa al desarrollo de alteraciones de pigmentación y de lesiones cancerosas.

IFC. ¿Hay factores hormonales que influyan en la pigmentación?

MT. Como ya hemos adelantado existen factores intrínsecos hormonales que influyen también en el exceso de pigmentación cutánea. Así existe la hormona estimulante de melanocitos es una gran estimuladora de la síntesis de melanina. Para su correcta actuación necesita unirse a un receptor específico, si este está alterado (por ejemplo en pelirrojos), la pigmentación estará disminuida.

La MSH es también la responsable de la hiperpigmentación en enfermedades endocrinológicas.

Es también la responsable de la pigmentación en el melasma en respuesta a estrés, exposición solar e incluso picos hormonales de estrógenos.

IFC. Cuéntanos Mayte, ¿Existe una mayor tendencia a desarrollar manchas en la piel por factores hereditarios?

MT. Efectivamente, no todas las pieles son igual de propensas a desarrollar pigmentaciones, como siempre existe un factor genético individual que hace que el paciente sea más propenso al desarrollo del melasma o de lentigos actínicos. Es precisamente esa tendencia a la pigmentación lo que se querrá modificar con los distintos tratamientos. Así por ejemplo la vitamina C y E han demostrado disminuir la hiperpigmentación inducida por RUV en ratones sin pelo.

IFC. ¿Debemos preocuparnos por unas manchas cutáneas?

MT. Si suponen un problema de gran trascendencia ya que por una parte estos problemas de pigmentación pueden llegar a producir estrés y ansiedad, repercutiendo negativamente en la calidad de vida de los pacientes y por otra parte en ciertos casos, como aquellos asociados a fotoenvejecimiento, pueden traducir una mayor probabilidad de desarrollar cáncer cutáneo.

Además, no debemos olvidar que el melanoma (uno de los cánceres más agresivos) suele aparecer inicialmente como una mancha de crecimiento progresivo y coloración generalmente marrón, atípica, por lo que ante la aparición y crecimiento de una mancha marrón siempre deberemos consultar con el dermatólogo para entre otras cosas descartar que se trate de un melanoma maligno.

IFC. Por favor Mayte aconsejanos, ¿Cuáles son las manchas que deben examinarse?

MT. En general, recomendamos el examen de cualquier mancha que aparezca en la piel, pues como comentamos en el apartado anterior lo más importante es descartar malignidad. Pero es que además es importante un buen diagnóstico inicial ya que permitirá un tratamiento adecuado desde el primer momento y evitará empeoramientos que pueden producirse en ciertos tipos de pigmentaciones cuando se aplica un tratamiento o cuidados inadecuados.

IFC. ¿Cómo podemos prevenirlas?

MT. En el caso de los trastornos de pigmentación, el principal factor preventivo será la eliminación de desencadenantes como la exposición a radiación ultravioleta. Para ello se recomienda el uso de filtros solares que cubran frente a UVB, UVA y luz visible. Es importante aplicar dichos filtros con la periodicidad adecuada y en cantidad suficiente para alcanzar una suficiente corrección. Así mismo recomendaremos el uso de prendas físicas como gorros o sombreros.

Podemos completar esta prevención mediante la aplicación rutinaria de principios activos tópicos que han demostrado su actividad despigmentante como la vitamina C combinada con vitamina E o los retinoides tópicos, que nos sirven además como hidratantes y antienvejecimento.

Además, recientemente se está estudiando el papel de una dieta equilibrada que aporte las cantidades suficientes de cobre, que en condiciones insuficientes favorece una serie de reacciones químicas que estimularían la hiperpigmentación. Igualmente se puede recomendar el aporte de suplementos orales que aumenten la resistencia frente a la radiación ultravioleta, disminuyendo la inflamación tras dicha exposición y con ello la pigmentación post-inflamatoria como por ejemplo el Polypodium leucotomus.

IFC. ¿Las podemos eliminar?

MT. Una vez que han aparecido las indeseadas manchas existen diferentes métodos de eliminarlas, con algunas peculiaridades dependiendo del tipo. Vamos a ver a continuación con más detalle los diferentes trastornos de hiperpigmentación o manchas que más vemos en la consulta de dermatología estética y qué tratamientos recomendamos en cada caso: el melasma, los lentigos solares, la hiperpigmentación postinflamatoria y el oscurecimiento periocular:

1. ¿En qué consiste el melasma?

El término melasma (también conocido como cloasma cuando aparece en el embarazo) hace referencia a la aparición de manchas oscuras de bordes irregulares bien definidos afectando generalmente la región facial en el 90% de los casos y en casos más raros afectación extrafacial como por ejemplo los brazos.

Es una patología cutánea muy frecuente en mujeres en edad reproductiva, especialmente entre aquellas que toman anticonceptivos orales, pero sin ser esto imprescindible.

Se considera una enfermedad crónica, durando esa tendencia a la pigmentación y al manchado tras la exposición solar un tiempo determinado que generalmente son varios años.

Dado que afecta a la región facial produce una gran ansiedad y repercusión negativa en la estética facial. Aparecen generalmente en la frente, labio superior o mejillas.

¿Causa del melasma?

Existe un trasfondo hormonal muy importante dado que se ve con más frecuencia en mujeres embarazadas y aquellas que toman anticonceptivos orales. Es especialmente frecuente en mujeres de fototipos oscuros, también puede afectar a hombres (10%).

Los estrógenos y la exposición a la RUV serían por tanto los 2 factores desencadenantes más importantes. Se consideran los factores hormonales como predisponentes, pero la exposición solar como imprescindible para el desarrollo de lesiones con melasma. De hecho es en este periodo postvacacional cuando mayor número de melasmas nuevos y también antiguos reactivados vemos, ya que es en la época estival cuando la exposición solar a RUV es más intensa puesto que es cuando mayor actividad al aire libre se realiza y se pasan periodos en montaña o playa expuestos a la radiación solar.

Además como siempre estaría la predisposición genética individual de cada uno. También se ha descrito un incremento en la dermis del factor liberado por fibroblastos y queratinocitos (stem cell), en respuesta a exposición a la RUV

Hay factores bien identificados que pueden empeorar un melasma existente:

  • La exposición solar
  • El calor (ejemplo depilación con cera o tratamiento laser inadecuado)
  • Irritación cutánea
¿Qué alteraciones microscópicas se ven?

Aumento en la cantidad de melanina principalmente basal y suprabasal aunque puede afectar toda la dermis. Los melanocitos más grandes pero no incrementados en numero. En melasmas más profundos se ve la melanina en macrófagos de la dermis

¿Existen distintos tipos de melasma?

Clásicamente se hablaba de melasma epidérmico y melasma dérmico pero hoy en día se acepta que la mayoría son mixtos (mezcla de ambos componentes). El componente epidérmico es más fácil de tratar mientras que el componente dérmico es más resistente pues es más difícil que lleguen los principios despigmentantes a esa profundidad. Con la luz de Wood (es un tipo de luz ultravioleta) se puede ver mejor y diferenciar qué profundidad tiene cada mancha así como para resaltar manchas que no se veían a simple vista.

¿Qué tratamientos existen?

Dejar anticonceptivos, aunque esto no siempre resuelve el melasma pues hay casos descritos en los que 5 años después al cese de ingesta de anticonceptivos persiste el melasma.

El objetivo será frenar la proliferación de melanocitos, inhibir la formación de melanosomas, inhibir la transferencia de melanina de melanocitos a queratinocitos así como promover la degradación de melanina.

La fotoprotección solar será un paso imprescindible para el manejo del melasma. En dicho aspecto es necesario utilizar por una parte un buen filtro solar con factor de protección que cubra espectro de UVA, UVB y luz visible. Así mismo habrá que informar de la necesidad de aplicar dicho factor de protección periódicamente (cada 2 horas), también en invierno y aplicar una cantidad adecuada. Así mismo se puede combinar con otros fotoprotectores que actúan mediante otros mecanismos como la combinación de vitamina C y E. También recomendaremos fotoprotección física como gorros.

Respecto a tratamientos despigmentantes existen múltiples de formulaciones posibles.

En fototipos claros y pieles no sensibles recomendaremos de entrada formulaciones con hidroquinona al 2-4%. En fototipos altos o pieles sensibles recomendaremos formulaciones a base de diferentes despigmentantes pero evitando la hidroquinona por sus efectos adversos potenciales en este tipo de pieles.

Principios activos despigmentantes hay muchos, destacamos los corticoides de baja potencia, el ácido kojico, la arbutina, ácido azelaico, alfahidroxiácidos, betahidroxiácidos o retinoides.

Los retinoides actúan en la pigmentación mediante un mecanismo directo pero también indirectamente aumentando la penetración de otros principios activos.

Es recomendable también la combinación con tratamientos físicos como peelings (a base de glicólico, salicílico o fenol a bajas conentraciones) o incluso laseres específicos como el Thulium. Otros láseres como el Qswitched o la luz pulsada intensa, aunque pueden tener un papel despigmentante asocian ya mayor riesgo de hiperpigmentación postinflamatoria.

Así mismo se recomienda la combinación de principios activos orales que disminuyan la inflamación producida por la RUV como por ejemplo el polypodium leucotomus.

El tratamiento ha de mantenerse hasta que desaparezcan las manchas, pero dada la tendencia a la recidiva y recurrencia la fotoprotección solar deberá ser mantenida en el tiempo e igualmente se pueden mantener ciertas formulaciones tópicas por ejemplo a base de retinoides que además de servir como mantenimiento de respuesta sirven como tratamiento del fotoenvejecimiento.

2. ¿Qué son los léntigos solares?

Hasta el 90% de pacientes con fotoenvejecimiento presentan lentigos solares, consistentes en manchas en forma de lenteja, marron, de bordes bien delimitados y tamaño pequeño (1cm o menos de media). Aparecen en región facial, escote y dorso de manos principalmente y lo general es verlo a partir de la 4º o 5º década de la vida.

Causa

Envejecimiento extrínseco (exposición a RUV) y en menor medida envejecimiento intrínseco (edad).

¿Cuál es su Importancia?

Indican daño actínico y por tanto mayor probabilidad de desarrollo de cáncer de piel.

¿Qué vemos Microscópicamente?

Aquí sí aumento del número de melanocitos que a su vez presentan incremento en la síntesis de melanina. Se ve también elongación de crestas epidérmicas entre dichos melanocitos.

¿Tienen tratamiento?

Se suele combinar tratamientos despigmentantes tópicos a base de retinoides y otros despigmentantes con métodos más específicos como el láser Q switched. Este laser es específico para el tratamiento de este tipo de lesiones pigmentarias focalizadas, produce una destrucción física del pigmento y alcanza tasas de respuesta del 90%, pero que deja unas costras que pueden durar como 5-7 días. También se puede aplicar peelings focalizados por ejemplo a base de tricloroacético o crioterapia (congelación a base de nitrógeno líquido), obteniendo peores resultados que con el láser.

3. ¿En qué consiste la Hiperpigmentación postinflamatoria?

Consiste en manchas oscuras desarrolladas tras cualquier tipo de inflamación ocurrida en la piel. Es especialmente frecuente en pieles oscuras. Existe además una tendencia individual de forma que quien ha presentado una hiperpigmentación postinflamatoria previa tiene la tendencia a que este problema reaparezca. En este caso son manchas oscuras irregulares localizadas en áreas que previamente se han inflamado y puede aparecer en cualquier parte de la piel, no sólo en áreas fotoexpuestas.

Causa

Se debe al incremento en la síntesis de melanina en respuesta a una inflamación en la piel (irritaciones, infecciones cutáneas, acné, alergias…)

¿Qué vemos Microscopicamente?

Se ve un aumento de melanófagos en dermis (células que eliminan melanina), así mismo se ve infiltrado inflamatorio en dermis superfical.

¿Tiene tratamiento?

Habría que evitar cualquier posible fuente de inflamación como láseres agresivos.

Se suele empezar con productos tóopicos no irritantes como ácido kójico, retinoides suaves y sólo en ciertos casos hidroquinona. Sin embargo los resultados obtenidos son parciales por lo que en ciertos casos se puede combinar, de forma cuidados y con una preparación adecuada con ciertos tipos deluz como la luz pulsada intensa a dosis muy bajas. Por supuesto, la fotoprotección solar será imprescindible.

4. ¿En qué consiste el Oscurecimiento periocular?

Tanto hombres como mujeres pueden presentar oscurecimiento circular alrededor de los ojos.

Las causas a día de hoy no están claras pero se cree que puede ser por atrofia cutánea que permite la visualización de los vasos sanguíneos.

¿Qué tratamientos se pueden ofrecer?

Los láseres de pigmento Q switched pueden ser una buena opción combinado con cremas formuladas a base de despigmentantes, sin embargo como hemos comentado en este caso el problema no es exceso de síntesis de melanina sino más bien por presencia de hemosiderina en esos vasos sanguíneos, por lo que los resultados son parciales.

IFC. Para terminar Mayte, hablanos del papel del Maquillaje corrector en los trastornos pigmentarios:

Este tipo de maquillaje de mayor poder cubriente que el convencional puede ser una muy buena herramienta para camuflar estos trastornos de pigmentación. La forma de aplicación es especial y diferente a la del maquillaje convencional y deben ser retirados con desmaquillantes en base oleosa.

Para el camuflaje de los tonos marrones se utilizan maquillajes con tonos amarillentos o blanquecinos y en fototipos oscuros con tonos anaranjados.

Muchísimas gracias Mayte tenerte de colaboradora en “Todo por tu Piel” es un lujazo, gracias a ti en ahora tenemos mucho más claro que son las manchas y como debemos cuidarnos y prevenirlas.

Hiperpigmentación, principales causas

Hoy hablamos de hiperpigmentación, una alteración motivada por un exceso de formación de melanina.

La melanina, es un pigmento natural que se encuentra en la piel, cabello y el iris de los ojos. Su función principal en el ser humano es proporcionar protección contra el efecto dañino de los rayos ultravioleta (UV) de la luz solar en el núcleo celular. Es un filtro que absorbe la radiación solar.

El nombre deriva de la palabra griega “melanos” que significa “oscuro”. Se encuentra en distintas concentraciones y colores, lo que provoca diferentes tonalidades de piel.

La Melanogénesis es el proceso de síntesis de melanina. Se inicia a partir de un aminoácido esencial, la tirosina, que se transforma en melanina por la acción de la enzima tirosinasa.

La pigmentación está completamente relacionada con la cantidad de melanocitos epidérmicos y la activación de la tirosinasa por medio de los rayos UV del sol.

La hiperpigmentación es la alteración de este proceso fisiológico, ya sea por la producción de demasiada melanina o por que se reparta de forma desigual en la piel. Esto se manifiesta mediante manchas de mayor o menor tamaño, más o menos oscuras, que se fijan en las zonas más descubiertas del cuerpo.

Hay muchos tipos de hiperpigmentación pero los más comunes son:

Melasma: en este caso se trata de una disfunción de la síntesis de la melanina, normalmente debida a modificaciones hormonales femeninas, como embarazo, anticonceptivos…
Esta hiperpigmentación no se regulariza siempre automáticamente cuando se restablece la normalidad hormonal.

Léntigo solar: la forman pequeñas manchas de color pardo, mal llamadas manchas de vejez, aparecen en forma de pequeñas placas redondeadas en zonas sometidas permanentemente a la acción de los rayos ultravioleta del sol. De ahí la importancia de utilizar permanentemente una protección solar eficaz a tu tipo de piel.

En definitiva como en cualquier otra patología la prevención es siempre la mejor medicina, y visitar regularmente al dermatólogo.

Como sabemos que tendréis muchas más dudas sobre causas y remedios contra la hiperpigmentación, no os perdáis la semana que viene nuestro blog, tendremos la suerte de contar con la colaboración de la doctora en dermatología Mayte Truchuelo para seguir hablando de este tema que nos preocupa.

Protección solar los 365 días del año

A pesar de los conocimientos de los que disponemos actualmente y del esfuerzo que médicos, autoridades y laboratorios estamos realizando para concienciar a la población, siguen siendo muchas las personas que desconocen los peligros del sol y se protegen de forma inadecuada.

Uno de los errores más comunes es utilizar fotoprotección únicamente durante el verano, cuando vamos a exponernos al sol de manera prolongada en la playa o la piscina. Sin embargo, la realidad es que la radiación solar puede perjudicar nuestra piel durante todos los días del año.

Durante los últimos 20 años se ha avanzado mucho en el conocimiento de los efectos nocivos que tienen las radiaciones ultravioleta en nuestra piel. Actualmente se dispone de abundante información sobre los rayos UVA y UVB y sus riesgos: aparición de quemaduras, manchas cutáneas, fotoenvejecimiento y cáncer de piel. Sin embargo, la aparición de nuevos investigaciones han demostrado la existencia de otras radiaciones como la infrarroja tipo A o la radiación visible igual de peligrosas.

Debemos tener claro que siempre que los rayos del sol lleguen a nuestra piel estamos expuestos a sus peligros. La mayoría de factores que influyen en cómo la radiación llega hasta nosotros son independientes al momento del año:

– Latitud: La cantidad de radiación que llega a la superficie tiene que ver con la elevación del sol, cuanto más alta y más vertical, más radiación. Por tanto, hay zonas del planeta como los trópicos en las los efectos de la radiación es más peligrosa.

– Nubosidad: La nubosidad atenúa, pero no bloquea, la fuerza de la radiación. Depende mucho del tipo de nube y su desarrollo. Las más densas y oscuras suavizan los rayos UV, en cambio las nubes blancas, la niebla y la calima apenas lo hacen. Además, la presencia de nubes que no oculten el sol aumentan la radiación sobre la tierra. Este efecto se debe a la reflexión de la radiación sobre las gotas de lluvia y los microcristales que hay en las nubes. Si vamos a realizar alguna actividad al aire libre en días nublados es importante no olvidarnos de aplicarnos algún tipo de fotoprotector tópico o oral que reduzca el riesgo de la radiación a largo plazo.

– Altitud: Cuando vayamos a realizar alguna actividad en la montaña, es fundamental incluir en nuestra mochila un protector solar. Ya que cuanto mayor sea la altitud menor es la atenuación de los rayos y por tanto más fuerza tienen.

– Superficie: La reflexión de los rayos varía según el tipo de superficie: la nieve refleja el 85% de los rayos, la arena el 17%, el agua el 5% la hierba el 3% y un 2% es asfalto. El SPF de nuestro fotoprotector deberá adecuarse a este dato, y utilizar niveles altos en la nieve y la playa pero también en el campo y la ciudad.

– Oblicuidad: Hasta que llegan a nosotros los rayos solares recorren un largo camino por la atmósfera. Ese trayecto les hace perder intensidad. Dependiendo de la época del año y de la hora del día el camino es más directo y en consecuencia la radiación también. Los rayos UVB, que afectan a la capa más superficial de la piel y provocan las quemaduras, son más sensibles a la oblicuidad. Sin embargo, los UVA que alcanzan las capas más profundas y causan más daños, están presentes durante todo el año.

Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos los fotoprotectores cubren más de una necesidad. La gama Heliocare dispone de productos que protegen pero a la vez maquillan, hidratan, e incluso reparan la piel. Gracias a su variedad de texturas y SPF Heliocare se adapta perfectamente al momento, la actividad que vas a realizar y cómo sea tu piel.