Cantabria Labs colabora con los participantes de Say Yes Team

Desde hacía unos años tenía pendiente apuntarme al rally por Marruecos que organiza SayyesTeam en Semana Santa. Mi amiga Pía lo había hecho cinco años, siempre había vuelto encantada pero yo entre unas cosas y otras no había podido. Este año, su capacidad de arrastre se vio sensiblemente incrementada y nos unimos al viaje seis íntimas amigas, un número perfecto para alquilar dos coches y que nos cupieran las maletas, la ayuda humanitaria y nuestra comida.

Y diréis.. ¿De qué está hablando? Os voy a contar en qué consiste el rally, en cuatro palabras se resume en un viaje de aventura, compañerismo, amistad y solidaridad.

Empecemos por aventura, pasar cuatro días por el desierto de conducción off road, es por supuesto una aventura en sí misma. La sensación de conducir por caminos sin trazar (con riesgo de perderte, como de hecho nos pasó, pero una familia portuguesa muy agradable nos advirtió de que estábamos siguiendo el coche equivocado), tratando de evitar pinchar uno y dos veces, reventar el coche o quedarte atrapado en las dunas.. es fantástica. Te expones a una situación que no puedes controlar del todo, si bien es una aventura “controlada” pues la organización se encarga de que siempre haya un coche escoba y mecánicos que contribuyan a solucionar las incidencias y por supuesto el compañerismo de todos los participantes.

El compañerismo, para que el rally sea un éxito es imprescindible la colaboración entre todos, nunca faltan manos para cambiar una rueda o tratar de sacar un coche encallado y tampoco para compartir los pequeños manjares que todos llevamos en la hora de la comida. Y por supuesto la colaboración entre los miembros de cada equipo, que además en nuestro caso además esto se acrecentaba más porque yo viajo en compañía de una lesión medular por tanto a la carga habitual hay que añadir la silla de ruedas, la carga de mis maletas … pero si algo tengo claro es que iba con las mejores compañeras de viaje. Por supuesto el viaje es cansado, pero es esa maravillosa sensación de cansancio propia de cuando te lo estas pasando fenomenal y has conocido un montón de nuevos amigos. 

Hasta ahora, no habréis visto ningún vínculo con Cantabria Labs… pero lo hay y mucho…  sin lugar a dudas una de las partes más bonitas del rally es la aportación de nuestro pequeño granito de arena en las paradas en los pequeños poblados o asentamientos humanos del desierto en los que la gente vive en casas de adobe o cabañas de madera,  sin acceso a agua corriente ni por supuesto muchísimas cosas más. Es por ello que, desde su creación, SayyesTeam colabora con la ONG Tierra de Hombres con el proyecto “Viaje hacia la vida” para llevar ayuda humanitaria en sus viajes, que casa coche hemos ido recolectando y comprando en Madrid.

Los habitantes del desierto tienen mucha la piel sequísima de la permanente exposición al solo y a un entorno tan árido, es por ello que una de los productos que se recomienda llevar es crema hidratante, cuando me entere no lo dude ni un minuto contacte con Cantabria Labs para que en nuestros coches además de zapatos, ropa, juguetes, cepillos de diente y pasta, hubiera fotoprotectores y quien mejor que donar fotoprotectores de Cantabria Labs. Tuvimos la suerte de que una de las participantes veteranas del rally habla árabe así que ella podía explicar a las madres las funcionalidades de los fotoprotectores de Heliocare que les estábamos entregando.

Tras los días de rally, llegamos a Marrakech donde tuvimos un día de descanso antes de poner rumbo a Asilah, nuestra ultima parada en Marruecos antes de volver a Tarifa y poner fin a una experiencia única.

Gracias Cantabria Labs por contribuir con vuestras cremas a mejorar la piel de algunos de los habitantes del desierto. Ademas a nuestros fotoprotectores se sumaron las que llevaba otro coche que también había contado con la colaboración de Cantabria Labs.

Por Edurne Álvarez de Mon