“Fotoprotección y deporte”, por Silvia Capafons

Silvia Capafons valora la fotoprotección para hacer deporte

Hay quien encuentra en el calor la excusa perfecta para no hacer deporte al aire libre. Yo, en cambio, me vengo arriba de junio a septiembre y salgo a trotar feliz. Claro está, aplico mi sentido común y lo uno a lo que he aprendido como periodista tras muchos años trabajando con dermatólogos: grabado a fuego tengo que hay que tomar precauciones para evitar los riesgos a la hora de hacer ejercicio en verano: sobre todo el golpe de calor y la exposición al sol, que pueden ser bien peligrosos esos días en los que el termómetro revienta y esas horas en las que lo único que te apetece es echarte una siesta, ponerte a cubierto o darte un chapuzón. Sí, el ejercicio en verano puede ser maravilloso…o un verdadero atentado contra la salud. Recuerdo que asistí al primer congreso de la Academia de Dermatología Española un mes de junio al comienzo de mi trayectoria en el sector de la belleza, hace más de diez años, cuando aún no tenía tan interiorizado como ahora la importancia de la protección solar, y al terminar la jornada me puse las zapatillas para salir a correr y desconectar un poco. Eran las seis de la tarde y los termómetros aún marcaban los 40º, pero iba a ser el único momento solo para mi. Me encontré a la salida del hotel con un dermatólogo conocido que incrédulo, me convenció para darme la vuelta. Y me contó varias cosas que para mi se convirtieron en un mantra: ayudó el que yo ya empezaba a manejar mucha información, que me pude ver reflejada en él mismo porque era deportista y joven como yo, pero sobre todo lo hizo el que siempre he valorado mi salud. Y esto fue lo que me contó:

Consejos del dermatólogo

  • Sal a hacer deporte en verano cuando tu sombra sea más larga que tu persona, porque estarás evitando las horas centrales y el momento en el que el sol pega más fuerte.
  • Intenta buscar áreas en las que no exista una exposición directa, o al menos, zonas con árboles.
  • Sí a la protección física: lleva gorra y gafas de sol.
  • Bebe mucho agua, antes, durante (si vas a hacer ejercicio de larga duración, como bicicleta), y después. Así evitarás el golpe de calor.
  • Protege tu piel de la radiación ultravioleta y el cáncer de piel con un buen fotoprotector ( que además de filtros solares lleve algún ingrediente antioxidante y reparador) Este es un consejo tan fácil de seguir, que a veces me pregunto cómo hay tanta gente que lo pasa por alto, cubrirse tanto con un alto SPF como con una crema que cubra frente a todas las radiaciones . Además, para mi, combinarlo con fotoprotección oral: la nutricosmética es el complemento perfecto para un bronceado saludable y seguro, previene las quemaduras hasta tres veces más y proporciona un color más duradero y uniforme. Es decir, todo ventajas para cualquiera, pero especialmente para las personas de piel clara o sensible y para quienes hacen deporte al aire libre.

Encuentra tu fotoprotector

Eso de que la piel queda “blanca”, pringosa y resulta incómodo, es un tópico hoy en día: los fotoprotectores han avanzado tanto que si elegimos bien, no solo son de amplio espectro y salvaguardan contra todas las radiaciones posibles o incluso incorporan factores anti-envejecimiento, sino que se adaptan a nuestra piel, como ocurre con las bases de maquillaje. En cuestión de texturas, como explica la dermatóloga Yolanda Gilaberte, dermatóloga del Hospital San Jorge de Huesca, hay una amplia gama de cremas fotoprotectoras en diferentes formatos que pueden customizar la protección: cremas para piel seca, grasa o normal; sprays de absorción inmediata; geles que evitan el tono blanquecino, brumas, etc. De hecho, muchos están pensados para luchar contra el sudor y resistir al agua. Además, el sudor puede generar un fenómeno de reflexión de la luz y aumentar la radiación solar acumulada. Y cuando paramos de correr y nos secamos, a los 15 minutos la facilidad de quemarse es de un 50%.

Fotoprotector cosmético, oral, gorra y gafas

Así que la norma está bien clara:

  • Escoger el fotoprotector que mejor se adapte y que cubra de todas las radiaciones
  • Aplicarlo 20 minutos antes de salir, el tiempo que tarda en hacer efecto.
  • Ponerse gorra: Vale, no es lo que mejor sienta, pero menos favorecen las arrugas, las manchas o algo peor, un cáncer; y también gafas.
  • Completar con fotoprotección oral de confianza.
  • Mis “must”: Me quedo con la versión gel o spray y el SPF 90, el más alto, porque mi piel es tirando a clarita, e intento que tenga, al igual que las cápsulas, la tecnología Fernblock a base del helecho Polypodium leucotomos, porque ha demostrado su eficacia y porque aumenta hasta 3 veces la resistencia de tu piel a las quemaduras, previene las alergias, el envejecimiento e incluso el cáncer de piel.

 

Recomendaciones de verano para prevenir las manchas, por Gema Herrerías

Recomendaciones de verano para prevenir las manchas, por Gema Herrerías | IFC Spain

Esta semana tenemos la suerte de contar con la colaboración en nuestro blog de Gema Herrerías. Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla. Farmacéutica titular de A5 Farmacia en Sevilla, con amplia experiencia en el desarrollo de la Dermofarmacia, miembro del comité ejecutivo de la vocalía Nacional de Dermofarmacia, del Consejo General de Farmacéuticos y apasionada del mundo blogger y las redes sociales. (Premio mejor Social Media categoría Farmacia 2012) otorgado por Correo Farmacéutico.

Gema quiere compartir con todos los lectores de nuestro blog, una serie de recomendaciones para prevenir las manchas, ahora que quedan solo unos pocos días para que comience el verano.

Ya llega el verano, y con él, la aparición de las manchas en la piel. Debemos evitar, en la medida de lo posible, los factores agravantes, como son: el abuso de la exposición solar, los medicamentos fotosensibilizantes (consulta a tu farmacéutico), algunos productos cosméticos (entre ellos los perfumes, desodorantes o bases de maquillaje durante la exposición al sol), y la presencia de afecciones dermatológicas, como automanipulación de lesiones de acné o quemaduras solares.

Para la prevención y tratamiento de manchas en el verano es recomendable seguir las siguiente pautas:

Por la mañana prevención e hidratación tópica y oral:

Protección solar diaria preferentemente SPF50 UVA, renovando su aplicación cada 2 horas en caso de exposición, incluso en zonas urbanas, y tras cada baño o actividad deportiva. Muy útil el uso de sombrero. Después de la piscina o playa, debemos volver a limpiar la piel y aplicar un serum y/o crema de acción hidratante, calmante y regeneradora.

Para prevenir las manchas, debemos complementar el uso de la protección solar tópica con un complemento alimenticio vía oral, que contenga Fernblock ®, con una demostrada acción antioxidante, fotoinmunoprotectora y reparadora del daño frente a UVB, UVA, VIS e IR-A . No sustituye a la protección solar pero la complementa para un bronceado saludable, y prevenir la formación de manchas. Se debe ingerir una cápsula cada mañana, y otra treinta minutos antes de la exposición solar.

Por la noche tratamiento cutáneo intensivo:

Limpieza de la piel, aplicación  del contorno de ojos, ampolla, serum y/o crema de tratamiento. Según tipo y estado de la piel las texturas empleadas de los productos serán distintas, la rutina debe ser personalizada.

Los activos cosméticos como el ácido glicólico, ácido salicílico, ácido lactobiónico, ácido kójico o retinol, se pueden seguir empleando en verano por la noche, siempre que apliquemos el protector solar por la mañana. Preferentemente a menor concentración que en otoño-invierno. Lo que no se recomienda es iniciar el tratamiento justo en el verano si vamos a tener una exposición al sol intensiva, ya que si irritara la piel en las primeras aplicaciones, podría provocar una hiperpigmentación postinflamatoria. Un ligero escozor es normal, pero si la irritación continúa, se debe suspender su uso.

Durante los periodos de exposición al sol, los cosméticos con vitamina C se deben aplicar por la noche por su inestabilidad a la exposición intensa, sobre todo en su forma más ácida.

De forma semanal:

Exfoliar suavemente la piel al menos 2 veces en semana en pieles normales a mixtas y grasas. En pieles secas será suficiente cada 15 días. Y posteriormente, es recomendable aplicar una mascarilla hidratante al menos durante 20 minutos y en pieles secas y/o deshidratadas se puede dejar actuar durante toda la noche.

¿Estáis preparados para el verano? ¿Habéis acudido ya a vuestra Farmacia de referencia a adquirir vuestro kit de protección solar?