La plantación de dos árboles marcan el inicio de la construcción del nuevo centro de IFC

La plantación de dos árboles marcan el inicio de la construcción del nuevo centro de Industrial Farmacéutica Cantabria

Industrial Farmacéutica Cantabria (IFC) inicia en La Concha, en el término municipal de Villaescusa (Cantabria), la construcción de su nuevo centro de producción sostenible, investigación e innovación, con un acto simbólico de eco-sostenibilidad que ha consistido en la plantación de un tejo y un madroño.

Las instalaciones ocuparán una superficie total de alrededor de 9.000 metros cuadrados, en los que además de la planta de producción se levantará un centro experimental de extracción especializado en plantas con fines medicinales. El manantial termal con el que cuenta la finca permitirá dotar al centro de altísimos niveles de eficiencia. Sus propiedades termales contribuirán a calentar las calderas y climatizar el centro preservando el medioambiente.

Como símbolo de esta sostenibilidad del futuro Centro de La Concha, Industrial Farmacéutica Cantabria ha querido celebrar el comienzo de su construcción con la plantación de dos árboles: un tejo y un madroño, dos variedades de especial significación para la familia Matji, propietaria de Industrial Farmacéutica Cantabria. “El tejo simboliza nuestras raíces y señas de identidad cántabras –ha explicado Juan Matji, Consejero Delegado de la compañía-; mientras que el madroño representa el emprendimiento de nuestra familia madrileña”.

Se prevé que el Centro de La Concha –que sustituirá a la actual planta de Santander- esté operativo en 24 meses.  Su puesta en marcha permitirá a IFC incrementar por diez la actual producción de sus productos que hoy se distribuyen a más de 80 países.