Cuidado facial 14 Mar 2022

¿Qué es la cuperosis? Síntomas y tratamiento

La cuperosis es una afección dermatológica que se produce por la dilatación de los vasos capilares y se manifiesta mediante rojeces y pequeñas irritaciones cutáneas. Si quieres informarte acerca de los principales síntomas, así como de los diferentes tratamientos que existen para combatirla, ¡continúa leyendo!

Causas de la cuperosis. ¿Por qué se produce?

La cuperosis es una alteración de la piel que se da, principalmente, en el rostro. Al igual que el resto de las afecciones cutáneas, en su desencadenamiento influyen varias causas que debemos conocer de manera adecuada para combatirla:

  • Exponerse a factores climatológicos extremos. Cuando nuestra piel está expuesta a altas o bajas temperaturas se producen alteraciones vasculares que provocan dilataciones, y, en consecuencia, manifestaciones cutáneas en forma de rojeces, irritaciones o arañas vasculares.
  • Lo mismo sucede con los cambios bruscos de temperatura. Cuando nuestra piel vive cambios de temperatura agresivos, los vasos sanguíneos se contraen y se dilatan de forma que pierden elasticidad. La temperatura es un factor que incide de forma muy directa sobre la aparición de la cuperosis en la cara.
  • Estar sometido constantemente a situaciones estresantes también provoca la aparición de la cuperosis facial.
  • Cambios hormonales en nuestro organismo, como los ocasionados durante la menstruación, el embarazo o la menopausia, pueden originar la dilatación de los vasos sanguíneos, y, en consecuencia, la cuperosis en la piel.
  • Consumir comidas y bebidas que contengan muchas especias hacen que aumente el calor corporal, originando alteraciones en los vasos sanguíneos, las cuáles se manifiestan mediante la aparición de rojeces.
  • El tabaco y el alcohol influyen directamente sobre el sistema circulatorio de nuestro organismo. Su consumo puede desembocar en alteraciones que, a su vez, derivarán en irritaciones cutáneas.
  • Con la exposición excesiva al sol sin haber utilizado protección, así como con el uso de productos que no sean los adecuados para la piel, también corremos el riesgo de sufrir cuperosis.

Síntomas de la cuperosis. ¿Cómo se manifiesta?

Al igual que el resto de las alteraciones cutáneas, la cuperosis presenta una serie de síntomas que es necesario identificar para establecer su correcto tratamiento. A continuación, mencionaremos algunos de los más frecuentes:

  • Enrojecimiento del rostro. Es el síntoma más característico de esta alteración dermatológica. A las dilataciones de los vasos capilares que se producen en la zona del rostro se las conoce como telangectasias o arañas vasculares. Estas alteraciones dan lugar a rojeces e irritaciones en la piel.
  • Sensación de ardor. En algunas ocasiones, la aparición de rojeces como consecuencia de la dilatación de los capilares sanguíneos va acompañada de una característica sensación de ardor en la piel. Es posible que el paciente sienta un aumento de temperatura en la zona del rostro en la que se encuentra la alteración.

Cuperosis y rosácea. ¿Qué diferencias existen?

Debido a que, en muchas ocasiones, su sintomatología se presenta muy similar, es común que la gente tienda a confundir estas dos alteraciones dermatológicas. Sin embargo, la rosácea y la cuperosis tienen muchas diferencias entre sí.

Mientras que la cuperosis, como hemos mencionado anteriormente, se produce por la alteración de los vasos capilares de nuestra piel, la rosácea es una enfermedad crónica que provoca graves alteraciones cutáneas, tales como, nódulos, pápulas y pústulas. Si bien ambas manifiestan un enrojecimiento de la piel, la rosácea llega a desembocar en protuberancias hinchadas, problemas oculares, rubor o agrandamiento de la nariz, mientras que la cuperosis se entiende como una alteración temporal de la piel originada a partir de causas concretas: cambios bruscos de temperatura, consumo de alcohol, tabaquismo o modificaciones hormonales que se producen en el organismo, entre otros.

A pesar de que ambas manifiesten un enrojecimiento de la piel en la zona del rostro, es importante saber identificar el tipo de situación en la que nos encontramos con el objetivo de establecer un tratamiento adecuado y eficaz que luche por combatirlas.

Tratamiento contra la cuperosis. ¿Cómo combatirla?

Ya vistas las causas y los síntomas de la cuperosis, vamos a mencionar algunos de los tratamientos más efectivos para combatirla:

  • Limpieza facial. Eliminar todo rastro de suciedad que se encuentre en nuestra piel será fundamental para tratar de forma correcta la cuperosis. Ahora bien, con dicha alteración dermatológica, la piel se encuentra frágil y sensible. Para no dañarla es recomendable utilizar los productos adecuados.
  • Hidratación. Después de haber eliminado la suciedad, es aconsejable hidratar la piel correctamente. Con la dilatación de los vasos sanguíneos ocasionada por la cuperosis se producen problemas circulatorios, además de un mayor grado de sequedad en la piel. Por ello, una correcta y adecuada hidratación cutánea ayudará a combatir los principales síntomas de dicha alteración dermatológica, tales como, las rojeces e irritaciones.
  • Utilizar un buen Proteger nuestra piel frente a la radiación solar es imprescindible, no solo para nuestra salud cutánea, sino para la del resto de nuestro organismo. En pacientes con alteraciones dermatológicas, tales como la cuperosis, la importancia crece aún más. Su piel es mucho más frágil y sensible a sufrir lesiones, y, por ello, el cuidado y la protección deberán ser más altas.

HELIOCARE. Fotoprotector de referencia para todo tipo de pieles

Como acabamos de mencionar, la protección solar es uno de los mecanismos más efectivos a la hora de luchar contra la cuperosis. Utilizar un buen fotoprotector ayudará a aquellos pacientes que sufren dicha alteración dermatológica a proteger su piel frente a la incidencia de los rayos del sol, así como frente a aquellos agentes externos que ejercen un efecto perjudicial sobre la piel.

Desde Cantabria Labs contamos con nuestra marca de productos HELIOCARE, el fotoprotector de referencia que, gracias a su innovadora tecnología Fernblock®, protege la piel frente a los cuatro tipos de radiaciones solares que se producen, neutraliza los radicales libres y repara el daño solar por fuera y por dentro de la piel.

Dentro de esta amplia gama de productos es imprescindible resaltar la especificidad de los fotoprotectores faciales de Heliocare, los cuales se adaptan a las necesidades de cada tipo de piel. En este paso, para las pieles sensibles, reactivas e intolerantes, contamos con HELIOCARE 360° Mineral Tolerance Fluid SPF50, la fotoprotección avanzada con filtros 100% minerales formulada para este tipo de pieles.

Referencias bibliográficas

García, E. (s.f.) “Cuperosis. Qué es y cómo tratarla de forma natural”. Freshly Cosmetic.

Dermoconsejera. (10-07-2016). “¿Sabes qué es la cuperosis? Te enseñamos a tratarla con ampollas MartiDerm”. MartiDerm.

Top Doctors. (s.f.). “Cuperosis. ¿Qué es la cuperosis?”. Top Doctors.

Suscríbete al BLOG

Recibe los artículos del blog directamente en tu bandeja de entrada