Productos/Líneas 22 Jul 2020

¿Cómo podemos proteger a los más pequeños del sol?

La gama HELIOCARE 360º Pediatrics, con texturas y formatos perfectos para ellos, cuida su piel sensible

• Es esencial combinar una buena fotoprotección tópica, oral y física para adaptarse al ritmo imparable de los niños durante los días de verano
• La fotoeducación también resulta básica: mantener unos correctos hábitos frente al sol desde la infancia disminuye el riesgo de desarrollar un melanoma en el futuro

Largos baños en el mar; saltar a la piscina cada 10 minutos; juegos interminables en la arena; ir y venir de un lado para otro… Es imposible seguir el ritmo de los más pequeños durante los días de verano. Sin embargo, no podemos olvidarnos de proteger su piel -más sensible y vulnerable que la de los mayores- de los rayos del sol. Todos los expertos coinciden: evitar las quemaduras solares durante la infancia es fundamental ya que representan un factor de riesgo de desarrollar un melanoma en la edad adulta.

Pese a todo, se calcula que casi un 30% de niños no recibe una protección adecuada diaria durante la exposición solar. “No se aplica la cantidad suficiente ni se distribuye correctamente, no se reaplica frecuentemente… Son errores comunes a cualquier edad, pero se incrementan en el caso de los niños que son mucho más inquietos”, destaca María Vitale, directora médica de Cantabria Labs.

La piel infantil es más fina, su estrato córneo es un 30% más delgado y su función barrera es aún más débil que en el adulto

A esto hay que sumarle, como señala María Vitale, “que la piel infantil es más fina (su estrato córneo es un 30% más delgado) y su función barrera es aún más débil que en el adulto”. Además, este año, la piel de todos los miembros de la familia está más vulnerable tras las semanas de confinamiento, lo que no ha permitido una adaptación progresiva a la radiación solar.

FOTOPROTECTORES A SU MEDIDA

Con los niños resulta fundamental emplear fotoprotección dermatológica avanzada, como la gama HELIOCARE 360º Pediatrics. Sus fórmulas protegen frente a las cuatro radiaciones (UVB, UVA, He-Vis, IR-A) y tienen SPF 50/50+, pero además son perfectas para ellos:

SUMAR PROTECCIÓN

“Durante las épocas de mayor exposición solar, como el verano, lo correcto es reforzar aún más la fotoprotección tópica con la fotoprotección oral”, aconseja María Vitale.

Los sticks HELIOCARE 360º Junior Oral contienen Fernblock+®, de origen natural y eficaz desde la primera toma, que aumenta la resistencia de la piel al sol, reduciendo el riesgo de quemadura solar.

Fotoproteccion Oral Niños - Heliocare 360 Junior Sticks

Además, ayudan a proteger zonas donde no llegamos con la crema como el cuero cabelludo, los ojos o las orejas. Su formato, granulado en sobres, sin necesidad de disolverse en agua, y su agradable sabor a naranja, facilita su toma. Son perfectos antes de ir a la piscina o la playa, hacer una excursión, jugar un partido de fútbol, etc.

BIEN FOTOEDUCADOS

Enseñarles a los más peques fotoeducación, es decir, la importancia de protegerse del sol para su salud es tan crucial en la prevención de quemaduras como controlar la aplicación de la crema o adoptar las convenientes medidas físicas (sombra, gafas, sombrero, ropa adecuada…). Aunque sigue siendo una asignatura pendiente cada vez son más los jóvenes menores de 25 años (un 28%) que consideran que el moreno ya no es tendencia sino un sinónimo de daño cutáneo.

¿Quieres estar al día sobre Cantabria Labs?

Inscríbete para mantenerte al tanto de nuestras novedades y cuidados