Expertos 29 Jun 2022

¿Qué podemos esperar de este verano 2022?

Da comienzo el verano 2022. Época de viajes, libertad, efervescencia y júbilo. Y sí, un año más, se incrementará el calor.

Desde el 21 de junio hasta el 23 de septiembre nos rodeará la estación del sol, mar y calor. Nos espera, como bien converge la mayoría de estudios, otro verano más cálido de lo habitual y ligeramente más seco de lo que debiera.

Según confirma el análisis de los periodos referenciales publicado por la Agencia Estatal de Meteorología, existe una alta probabilidad de que los valores vuelvan a rozar máximos históricos. Una variación de dos grados, aunque pueda parecer ínfima, presenta un gran impacto sobre el ecosistema y la salud, especialmente si se trata de una tónica in crescendo. Como muchos temían, los 40-45ºC volverán a plantarse en los termómetros del interior y sur peninsular.

Temperaturas más cálidas

Desde hace años, el incremento de las temperaturas y la escasez de lluvia se han hecho latentes en península y Baleares, aunque en menor medida en el archipiélago canario. Tras el mayo más cálido de los últimos 58 años, se prevé otro periodo de temperaturas más cálidas de lo habitual.

Caracterizado por el calor y la estabilidad meteorológica, el verano 2022 se presenta con una temperatura media de 22 ºC-28 ºC en costas, y 30 ºC en el interior, con especial atención a las zonas del Guadalquivir y Guadiana, donde se puede superar la media de 35 ºC. Es preciso advertir de que estos valores son los registrados a la sombra, por tanto, la sensación térmica bajo el sol podrá aumentar hasta 10 ºC.

Como es habitual, los valores diurnos más suaves permanecerán en las comunidades del Cantábrico, Galicia y Canarias, y las noches tropicales podrán sentirse especialmente en el sur del país.

¡Cuidado con la canícula! Se trata del periodo de tiempo en el que se registran las temperaturas más elevadas del año, que abarca entre el 15 de julio y el 15 de agosto. Un periodo en el que las horas fuera de casa aumentan ante la tardía noche y las ansias por pisar piscinas o playas se acrecientan. Lejos quedó el afán de oscurecerse indebidamente la tez, sin embargo, todavía no existe plena conciencia de la agresión que la exposición solar provoca en nuestra salud.

¿Por qué nos bronceamos?

¿Qué es exactamente el “moreno”? ¿Por qué nos bronceamos? Porque nuestro organismo se defiende, no es más que una protección. Y tal defensa, más que admiración, debería provocar cautela.

Durante las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 17:00 aproximadamente, convendría evitar la acción directa del sol. Cuanto más elevado lo veamos, mayor será el nivel de radiación. Además, aunque nos encontremos en un lugar de montaña, quizás con temperaturas más frescas, la radiación será más elevada que en las zonas bajas, por lo que la protección, en todos los casos, resulta fundamental. Ojo, también, con la reflexión: tanto el agua del mar, como la arena o incluso la hierba, puede reflejar la radiación UV.

Protegerse del sol con deportes al aire libre

Precaución para los deportistas: ya sea paseando, corriendo o practicando cualquier tipo de deporte al aire libre, incluidos los náuticos, seguimos, aunque en movimiento, bajo la radiación solar. La protección en estos casos también es primordial.

Este tipo de radiación, llamada UVA, constituye el 95% de la radiación ultravioleta que llega a la piel. Que no confundan ni los días nublados ni los ventanales, pues su acción puede atravesar tales filtros e invadir las células de la piel, hasta alcanzar niveles más profundos y afectar a la dermis.

Al exponerse al sol, se produce un proceso de reparación constante que, a medida que vamos envejeciendo, termina debilitándose. La melanina presente de manera natural en nuestro organismo, protege nuestra piel de dichos rayos. Sin embargo, poco a poco, se va debilitando, la piel se quema y se reduce su elasticidad hasta provocar el envejecimiento prematuro.

Ese moreno tan ansiado para algunos no es más que el resultado de un proceso a través del cual nuestro cuerpo intenta protegerse. La piel procura producir una cantidad superior de melanina, y se oscurece.

Sin embargo, más allá de la estética, los riesgos sobre nuestra salud son verdaderamente delicados. Los rayos UVB, por ejemplo, afectan directamente al sistema inmunitario y pueden, del mismo modo, provocar eritemas.

El gran temido es el cáncer de piel. Al año en España se diagnostican más de 6.000 casos de melanoma y más de 22.000 casos de cáncer de piel no melanoma, como los carcinomas. Esto se produce debido al crecimiento anormal de las células cutáneas, alteradas por la acción UV.

Los ojos también se ven afectados, entre las posibles reacciones, aparece la posibilidad de generar cataratas. Al menos, la moda de las gafas de sol, sí que resulta sana y coherente.

Nos espera, así, otro verano de mucho calor y horas de sol. Poco cuesta aplicarse crema solar o agregar la fotoprotección por vía oral. Cuanto más nos cuidemos, más disfrutaremos del verano. La protección es calidad de vida.

Carmen Corazzini

Carmen Corazzini

Periodista y presentadora de el Tiempo en Mediaset

Suscríbete al BLOG

Recibe los artículos del blog directamente en tu bandeja de entrada



Lo último del blog

Qué es y cómo tratar la piel de naranja
Cuidados y Consejos 8 Ago 2022

Piel de naranja: qué es y cómo tratarla

La piel de naranja es habitual entre el 85% y el 90% de las mujeres de todo el mundo y...
nuevo-formato-biretix-cleanser
Cuidados y Consejos 18 Jul 2022

Ceramidas: ¿qué son y qué beneficios aportan a la piel?

Algunos de los componentes más comunes de los cosméticos son unos desconocidos para la gran mayoría de sus consumidores, como...
protección solar para niños
Cuidados y Consejos 7 Jul 2022

La importancia de proteger la piel de los niños del sol

La dermatóloga Lidia Maroñas se pone en la piel de los niños que disfrutan en la playa y de sus...