Mitos y leyendas de la dermatología: caída del cabello

La semana pasada en nuestro blog compartimos algunos factores que desencadenan la caída del cabello, hoy en nuestra sección “Mitos de la dermatología”, queremos que conozcáis tres falsos mitos sobre su caída.

Lavar la cabeza con mucha frecuencia puede producir la caída de cabello.

Falso. Es bueno lavar el pelo con frecuencia, eso sí, siempre empleando champús adecuados a tus características

Cortar el pelo al ras soluciona la caída del cabello.

Falso. Es bueno sanear las puntas pero si tu cabello está enfermo terminará cayendo, te lo cortes como te lo cortes.

El champú de caballo evita la del cabello.

Falso. Los champús para animales están formulados para ellos, no deben utilizarse en humanos. A parte ningún champú penetra hasta la raíz del cabello, por lo que no influye en el proceso de caída.

Mitos y Leyendas de la Dermatología: Acné II

El acné, una enfermedad, que aunque no es grave, produce una alteración estética que puede tener consecuencias negativas en la autoestima influyendo en relaciones sociales y laborales.

En Mitos y Leyendas de la Dermatología hoy queremos volver a tratar un tema que sabemos que os preocupa.

Mito: El acné se puede contagiar de otra persona con acné

Realidad: NO es una enfermedad contagiosa. Son varios los factores que intervienen en el desarrollo del acné y solo actuando en conjunto producen sus características lesiones.

Mito: El chocolate, las patatas fritas, la pizza… causan acné

Realidad: NO existe en la actualidad una prueba contundente que relacione el desarrollo del acné con el consumo de este tipo de comida. Sin embargo, y para mantener un estado saludable, no debemos abusar de este tipo de comidas y si detectamos que un alimento en especial se asocia con el empeoramiento del acné, debemos restringir su ingesta. Por lo tanto, ocasionalmente, podemos disfrutar de un poquito de chocolate!

Mito: la pasta de dientes cura los granitos del acné

Realidad: la pasta de dientes NO cura el acné. Contamos con gran cantidad de efectivos productos (con ingredientes como el ácido salicílico, ácido glicólico, retinoides, antibióticos, entre otros) para controlar el acné. Es recomendable consultar con el dermatólogo cuál es la mejor opción para cada caso en particular.

Mitos y Leyendas de la Dermatología: Bronceado

¿Puedo broncearme si uso fotoprotector?

Claro, es un falso mito el que utilizando un fotoprotector impedimos broncearnos.

Cuando no lo usas te quemas y lo que es más serio, nos exponemos a las radiación solar de forma intensa lo que supone un riesgo para nuestra salud que no debemos subestimar.

El uso del protector solar se vuelve no sólo aconsejable, sino obligatorio. Los distintos filtros físicos, químicos y biológicos impiden que nuestra piel, en las diferentes capas de la misma, se vea afectada por los efectos dañinos de las radiaciones solares, y permiten que la piel se broncee de una forma progresiva.

Si quieres conseguir un bonito tono de piel este verano, puedes empezar ya a tomar el sol de manera responsable, aplicándote un fotoprotector adecuado para tu fototipo y siguiendo unas sencillas recomendaciones básicas.

Mitos y Leyendas de la Dermatología: Fotoprotección

Con la llegada del verano, ¿nos fijamos en la fecha de caducidad del protector solar?

Todos los productos dermocosméticos tienen una fecha de caducidad en el envase que indica hasta cuándo conserva sus propiedades intactas, pero no todo el mundo sabe que esta fecha cambia cuando se abre el envase. Por ello, debemos fijarnos en el número que aparece dentro de la imagen de un tarro abierto; en el caso de los fotoprotectores, suele ser 12 meses. La solución es sencilla, tal y como nos aconsejan los dermatólogos: deshacernos de los fotoprotectores cuando dejamos de utilizarlos al final de cada temporada.

Cuando vayas a tomar el sol, ten en cuenta la fecha en que abriste el producto por primera vez. Muchas veces no sólo se trata de nuestra salud, sino de la de aquellos que más nos importan.

Mitos y Leyendas de la Dermatología: Acné

Muchos conceptos son erróneos a la hora de entender las causas, el desarrollo o la evolución de una frecuente alteración cutánea llamada Acné.

En Mitos y Leyendas de la dermatología, hoy descubriremos uno de los más extendidos de esta enfermedad, que afecta al 80% de la población entre los 12 y los 25 años de edad, y a muchas mujeres adultas.

Mito: El acné se produce por una mala higiene cutánea

Realidad: El acné NO es consecuencia de la falta de higiene de la piel. Se produce una alteración en el folículo piloso por el exceso de sebo (debido a una mayor actividad de la glándula sebácea), por la retención de células muertas de la capa mas externa de la piel y por el crecimiento de una bacteria llamada Propionibacterium acnés. En realidad la limpieza diaria en exceso puede empeorar el acné.

Con la colaboración de la Doctora María Vitale

Mitos y Leyendas de la Dermatología

Estamos convencidos que muchas veces habréis recibido consejo de familiares, amigos o conocidos sobre cómo debemos cuidar nuestra piel. Y es también seguro que no contrastamos esa información con dermatólogos o profesionales.

En “Todo por tu Piel” queremos compartir con todos vosotr@s algunos “Mitos de la dermatología” para que realmente descubráis cual es la realidad y aclarar así algunas leyendas.

Empezamos con…

¿La piel tiene memoria?

Es cierto, llevamos un par de décadas escuchando eso de que la piel tiene memoria.

¿Cuánto hay de verdad?

Para contestar esta cuestión debemos tener en cuenta que al exponer nuestra piel al sol se produce inmediatamente daño en el ADN de sus células.  De forma automática, los sistemas cutáneos reparadores del ADN se ponen en funcionamiento intentando que tras un par de días este daño desaparezca totalmente.  Pero puede ocurrir que el daño genético sea mayor que la capacidad de nuestros sistemas reparadores del ADN para eliminarlo y consecuentemente quede un daño residual que perdure durante años en la piel como “acontecimiento inicial de cáncer” y será posteriormente en la cuarta o quinta década de nuestra vida cuando se dispare (promocione) y se convierta en cáncer.  Es verdadero que la piel tiene memoria.