Cuidado facial 14 Ene 2020

¿Cuáles son las mejores rutinas y tratamientos para la piel grasa?

Generalmente las pieles grasas llevan asociados muchos errores a la hora de ser tratadas adecuadamente, y las personas que tienen este tipo de piel suelen quejarse por ello: brillos, apariencia de poros dilatados, imperfecciones, flacidez con el paso de los años…

Sin embargo, siguiendo los protocolos y rituales específicos para su cuidado, los males se minimizan y podemos sacar partido de sus ventajas, que por supuesto, también las tienen. Es más, si tu piel es grasa, tienes mucha suerte, pues la piel grasa es más fuerte, resistente y envejece mejor. 

Piel grasa: características y ventajas

Comencemos desmontando mitos asociados a la piel grasa de una manera tan aplastante como errónea. Cuando pensamos en una piel grasa, casi de forma automática la asociamos a adolescencia y/o juventud, pero lo cierto es que son muchas las mujeres que tienen la piel grasa en la edad adulta.

La piel grasa no necesita ningún producto. Este es un error muy frecuente con el que nos encontramos todos los días. Tu piel tiene exceso de sebo, pero puede estar deshidratada. De hecho, es lo más frecuente, en unos casos porque con esta creencia la persona no se aplica un tratamiento adecuado, y en otros casos porque se abusa de productos astringentes que la resecan y además producen un efecto rebote que produce la secreción de más grasa.

La piel grasa es gruesa, pero a la vez muy sensible, porque la frecuente aparición de lesiones producidas por un exceso de sebo provoca inflamación, lo que hace que sea tan importante el ritual de limpieza y tratamiento.

Estas lesiones son susceptibles de pigmentarse con la radiación solar provocando manchas que pueden ser difíciles y costosas en el tiempo de eliminar, con lo cual  la protección solar es imprescindible, y si elegimos la adecuada no nos va a aportar más grasa.

Protocolos de rutina facial

Un protocolo es un conjunto de normas, que aplicado a la Dermocosmética y en concreto al tratamiento de las pieles grasas, podríamos definir como aquellas características que deben reunir todos los cosméticos utilizados en el ritual: desde limpiadores, exfoliantes, mascarillas, hidratantes, protectores, cosméticos antiedad, maquillajes…

En el caso que nos ocupa, es fundamental que nuestros cosméticos sean oil free y no comedogénicos. También estarán indicadas las texturas ligeras como fluidos, geles, serums, ampollas. (no obstante, la piel grasa puede y debe utilizar aceites para la limpieza, por lo que lo realmente importante es que los productos sean no comedogénicos).

Las rutinas de limpieza facial para la piel grasa

  1. Limpieza profunda

Es imprescindible para evitar que el sebo se acumule y obstruya  los poros. Siempre mañana y noche, no es necesario limpiar en exceso, pero sí adecuadamente para no  eliminar el manto protector de la piel y deshidratarla.

Por la noche importantísimo, yo recomiendo la doble limpieza: primero con un aceite limpiador para arrastrar maquillaje, protector solar, partículas acumuladas durante el día y, por supuesto el sebo (el sebo se quita con el sebo). Seguidamente una limpieza acuosa con un gel espumoso que termine de eliminar todas las posibles impurezas (este es un placer que las pieles secas no se pueden permitir). Termina la limpieza tonificando tu piel para equilibrar el pH.

  1. Exfoliación

Por su naturaleza, este tipo de pieles te agradecerán una exfoliación semanal (química o enzimática), nunca agresiva para no perjudicar las posibles lesiones ni favorecer los posibles efectos inflamatorios. No la frotes para no sobreexcitar las glándulas sebáceas. Peeling con betahidroxiácidos como el ácido salicílico, es capaz de penetrar más en el poro y eliminará mejor los puntos negros. Además, es antiséptico y combate los microorganismos que causan el acné, por lo que sanea la piel.

  1. Mascarillas

También semanalmente y tras la exfoliación, la aplicación de mascarillas hidratantes, matificantes y calmantes, nos ayudarán a mantener el equilibrio hidratación-grasa.

  1. Cosméticos de noche

La piel grasa, al estar más engrosada, tiene un aspecto apagado. Por eso necesitas tratamientos nocturnos que favorezcan la renovación celular. Dependiendo de la edad de la piel los cosméticos nocturnos contarán con  activos como: betahidroxiácido, alfa-hidroxi-ácidos, retinoides, niacinamida…

  1. Antioxidantes

Por el día será ideal comenzar con un antioxidante para aportar luminosidad y protegerla. Puedes aportarlo en forma de ampollas o serums, o puede ir directamente incorporado a tu tratamiento de día. Recuerda que siempre debe ser un cosmético de textura fluída, ligera, matificante, seborregulador y no comedogénico.

  1. Protector solar

Debes utilizarlo todo el año y no debes temer por ello si utilizas el adecuado. Precisamente la aplicación de un fotoprotector genera mucha desconfianza entre las personas que tienen una piel grasa, ya que existe la creencia de que va a aportar más grasa a la piel. Sin embargo, nada más lejos de la realidad si utilizas el adecuado.

Voy a permitirme aconsejarte uno en concreto que te va a encantar y no vas a poder prescindir de él. Se trata de Heliocare 360 gel Oil Free SPF 50. Una fórmula no comedogénica y ligera en textura gel, libre de aceites que deja tu piel suave, lisa y sin brillos a la vez que protegida.

Posee un complejo de doble acción matificante y seborreguladora con un acabado mate y seco al momento. La protección más exigente con Fernblock, filtros específicos y activos reparadores y antioxidantes que garantizan la protección frente a las 4 radiaciones (UVA, UVB, Visible e IR) neutraliza y repara el daño solar. ¿Se puede pedir más a un cosmético protector?

No olvides que, si hay algún producto imprescindible en tu rutina y tuvieras que elegir solo uno, este debería ser tu fotoprotector, porque no solo hablamos de belleza de la piel, también de prevención y de salud.

Inmaculada Vicente, farmacéutica en Farmacia Lisboa https://farmacialisboa.es/

Inmaculada Vicente

Inmaculada Vicente

Farmacéutica en Farmacia Lisboa y experta en Dermo-Cosmética Avanzada para el cuidado de la piel.